Mujeres que nos gustarían como bibliotecarias [4]: Constanza Mas

 

Hemos pillado a Constanza Mas en uno de los momentos más dulces en que se puede pillar a una creadora: cuando el esfuerzo y trabajo de muchos años dan sus frutos. Y a lo grande.

Desde que, en septiembre de 2017, presentara su colección ‘Purgatorio’: todo se ha ido acelerando. Inició 2018 desfilando en la Fashionology Summit de Bangladesh, después pasó por Berlín, para terminar desfilando en la Mercedes Benz Fashion Week de Madrid (donde fue premiada en el Samsug EGO Innovation Project: donde presentó un desfile que puede verse aquí). Y el 2019 ha continuado in crescendo siendo la única diseñadora española invitada a desfilar en la Fashioninnovation de la Semana de la moda de Nueva York.

Su marca constanza+Lab es pionera en nuestro país a la hora de conjugar tecnología con diseño de moda. Sus prendas inteligentes, o ropa con superpoderes como le gusta decir: combinan la sostenibilidad, el consumo responsable, y la artesanía tradicional con la tecnología: en una combinación que va más allá de la moda para plantear cuestiones apasionantes sobre el momento que estamos viviendo.

 

CONSTANZA MAS

 

Constanza Mas. Fotografía de Nacho García.

 

Tus creaciones provienen de reflexiones y de muchas lecturas que reflejan tus ideas sobre el mundo en el que vivimos y que expresas a través de tus diseños. ¿Qué autores, títulos o creadores han conformado el armazón conceptual de tu propuesta?

Mi propuesta tiene una estructura conceptual latente basada en el pensamiento crítico, la simplificación y la innovación. Como diseñadora me gusta explorar las posibilidades de la tecnología para hacer la vida más fácil y más divertida a las personas. 

Autores como Gilles Lipovestsky, Zigmunt Bauman, Roland Barthes… me hacen profundizar en la sociedad de consumo y en los fenómenos que subyacen en la realidad social. El diagnóstico sociológico de nuestro tiempo, el paso de la posmodernidad a la hipermodernidad o a la sociedad líquida. La conmoción y la adaptación del individuo a la velocidad y a la urgencia del siglo XXI. La utilización de los objetos (la moda) como búsqueda de la propia identidad y de la identidad social. 

La literatura es una fuente de inspiración para los infinitos escenarios posibles en los que desarrollar la creatividad y el pensamiento divergente. Por ejemplo, Purgatorio, nuestra primera colección fashiontech, está inspirada en La Divina Comedia del poeta italiano Dante Alighieri.

 

Desfile presentación de la colección Purgatorio.

 

En su obra, Dante profundiza en la naturaleza humana y en la búsqueda del sentido de la vida, centrándose en las claves que definen la identidad individual y en las decisiones que orientan nuestra vida.

Purgatorio es el lugar donde suceden los cambios, donde los individuos se enfrentan a las disyuntivas entre el bien y el mal, la evolución en si. La colección refleja la sombra y la luz en la utilización de dos colores puros: el negro y el blanco. La elección de cada material, tejido o textura nos remite a la encrucijada vital en la que Dante se encuentra, perdido en el bosque oscuro o bajo los rayos de luz de la bóveda celeste.

Cartel de la reciente adaptación a la televisión de la novela de Philip Dick: Electric dreams.

En esta colección (Purgatorio) todas las prendas o son programables o incorporan sensores: movimiento, sonido, proximidad… El purismo estructural, la desnudez ornamental, las líneas horizontales y verticales se funden con la luz como un nuevo material que añade códigos de comunicación inexplorados.

La literatura de ciencia ficción me gusta especialmente, y Philip K Dick es uno de mis autores de referencia. Los superhéroes de Marvel y DC también son un buen punto de partida para cuestionar el futuro del superindividuo y cómo la tecnología va a potenciar nuestros sentidos.

De Murcia a Nueva York, pasando antes, por Berlín, Madrid y Bangladesh. En los últimos dos años parece que todo se estuviera acelerando y el proyecto, al que te has entregado con pasión durante mucho tiempo, esté dando sus frutos. Hasta ahora has sabido administrar los tiempos y no someterte al ritmo frenético que exige la industria. ¿Crees que este éxito pueda cambiar esto?

La idea es seguir contracorriente, ir construyendo a mi medida, con independencia de criterio y de acción.

Detalle del desfile de la colección ‘Quantum’ de Constanza Mas en la Fashioninnovation de Nueva York.

Frente a los recelos que despiertan las nuevas tecnologías: tú disipas temores apostando por humanizar la tecnología. No puede sonar más interesante para las bibliotecas, inmersas como todos, en la revolución digital pero siempre al servicio del usuario. ¿Podrías explicar un poco la filosofía que hay detrás del mundo de la fashiontech?

La moda es un reflejo de nuestro tiempo y de todo lo que sucede en la sociedad en su conjunto. El diseño de moda es un motor de cambio y una excusa para generar ideas que cuestionen la manera de vivir hoy.

Nuestra propuesta es ROPA CON SUPERPODERES: el mundo virtual y el mundo real interseccionan en la fashiontech. Trabajamos con el convencimiento de que la fusión de moda y tecnología va a hacer posible que las prendas y complementos se conviertan en una nueva capa de piel, una envoltura orgánica e inteligente que nos permita expandir nuestros sentidos, nuestro cuerpo y nuestra mente: convirtiéndose en una interfaz flexible para navegar por el mundo, interaccionar, comunicarnos, experimentar, divertirnos, e incluso, entendernos a nosotros mismos a otro nivel.

Ropa sencilla para gente compleja‘ es el nombre de una de tus colecciones. Y como sostenías en el texto de presentación: “las soluciones simples son fruto de un elaborado proceso intelectual”. Pero ese proceso, en ocasiones, se hace muy difícil con todo el ruido de fondo que nos rodea. ¿Tienes alguna fórmula para aislarte y poder reflexionar sin perder la conexión con lo que te rodea? Porque si tienes alguna nos la apuntamos de inmediato.

La fórmula es sencilla, son tres etapas que suelo recorrer de una forma orgánica y natural. Primero hay un proceso de investigación exhaustivo,  para mi es muy estimulante tener una visión 360º. 

Constanza Mas en la Mercedes Fashion Week de Madrid.

El siguiente paso es un proceso mental. Después de la avalancha informativa tengo que dejar que toda la información se pose en mi cabeza. Tener tiempo de reflexión es muy importante. Un papel para hacer croquis o una herramienta de mind-map es muy útil para ordenar todas las posibilidades que proliferan en mi cabeza.

El último paso es la focalización y es muy importante la introspección, la respuesta ya está en mi interior, solo tengo que concentrarme y encontrarla. Es una parte muy interesante porque es una especie de meditación: como una revelación. Es la parte emocional del proceso.

Ah! y la música… todos mis procesos creativos tienen una banda sonora. 

 

Piezas de la colección ‘Ropa sencilla para gente compleja’ expuestas en la Biblioteca Regional de Murcia.

 

Y una pregunta que en tu caso es casi obligada: ¿eres de lectura en papel o en digital?

Jajajajaja yo soy una mezcla analógica y digital. Digamos que las lecturas por placer son siempre en papel y las de estudio e investigación en digital.

El papel es un lujo heredado del pasado y hay que valorarlo y disfrutarlo, tiene unas características sensoriales que complementan la experiencia de la lectura: la suavidad y la textura del papel, el aroma de la tinta, el tamaño o el peso, la encuadernación…

Y hablando de analógico y digital. En una de tus primeras colecciones recurriste al encaje de bolillos: y esto conecta con uno de los objetivos de las bibliotecas: actualizarse continuamente sin perder de vista la tradición. ¿Crees que parte de la buena acogida de tus propuestas tiene que ver con esa naturalidad con que entremezclas tecnología con artesanía sin renunciar a nada?

La artesanía es una parte muy importante de los seres humanos porque está relacionada con el trabajo manual, y nos conecta con la tradición, y con nuestra herencia cultural. 

En la colección “Madera tejida” experimenté con la fusión de conceptos y materiales, la imbricación de lo artesanal y lo industrial, de la artesanía con la moda. Fue finalista en la Mostra do Encaixe de Camariñas en el año 2012.  ¿Te imaginas una prenda musical?: quería reflejar la música de la madera cuando los bolillos chocan entre sí en la realización del encaje. La ropa no solo hay que verla en movimiento hay que escucharla: las prendas tienen una dimensión sonora. 

El diseño está siempre en movimiento, nunca es estático: activa la curiosidad y el intercambio abierto de ideas y sentimientos. 

constanza+LAB es un pequeño laboratotorio de moda del siglo XXI en el que desarrollamos tecnología “vestible”, diseño interactivo y prendas inteligentes. Un centro de desarrollo en el que se combinan con total naturalidad los patrones, las mesas de corte, las máquinas de coser, la fabricación digital y la electrónica.

En las bibliotecas cada vez proliferan más los markerspaces y los lab. El propio nombre de tu marca ya incluye el Lab. ¿Cuál es tu implicación con la emergente cultura maker?

La Asociación Makers of Murcia organizó un Hackathon FashionTech y el equipo en el que yo participaba ganó el primer premio, fue muy emocionante, en seis horas desarrollamos  el “vestido que detecta el estrés”. Así que mi primera prenda fashiontech la hicimos en la I Feria Maker de Murcia! 

Lo que más me gusta del mundo maker es la pregunta “¿Qué quieres hacer?”: y compartir el conocimiento y la experiencia para hacerlo realidad.

 

Constanza cuando formaba parte de la banda de rock Eléctrica.

 

El rock ha sido otra de tus grandes pasiones. Tu marido, Pepe Jara, publicó en 2017 un disco estupendo basado en el clásico ‘En el camino’ de Kerouac, y tu hija también acaba de lanzarse como cantante. ¿Lo vuestro es un domicilio familiar o una residencia de artistas camuflada? Lo digo porque en las bibliotecas siempre estamos inventado formas para fomentar la cultura entre los jóvenes. ¿Cómo habéis estimulado el gusto por la cultura entre vuestros hijos?

Pues mira, ahora que lo dices me haces dudar… yo creía que era una casa familiar, jajajaja. Una cosa super importante es darse cuenta de que la vida no es lineal, que es corta pero puede ser muy ancha, y el día da para mucho XD. 

Lo del ejemplo en estos casos funciona, tanto mi marido como yo somos polifacéticos y muy creativos.  Llevamos vida de hiperactivos sin serlo, jajajaja… Debemos estar enganchados a la creación, pasar del mundo de las ideas a la acción es muy divertido y en casa se respira un ambiente muy productivo. Fomentamos el intercambio de ideas, la libertad de expresión, la sensibilidad artística y la autoconfianza. Tenemos muchos instrumentos musicales, muchos lápices y pinturas, muchos libros y espacios muy flexibles. Es una casa abierta para los de dentro y para los de fuera.  

Las bibliotecas públicas están intentando promoverse como espacios seguros dentro de las redes. #BibliotecasvsHaters es un hashtag que hemos usado en este blog.  En tu última colección, a través de una aplicación en el móvil, se pueden modificar los colores de tus prendas para expresar estados de ánimo. ¿Crees que la tecnología facilita o dificulta una mayor empatía a la hora de comunicarnos?

Tengo una visión de la tecnología muy positiva, la veo como facilitadora. Es cierto que las formas de comunicación han cambiado, los emoticonos son el traductor popular de las emociones  y se van a convertir en la base de la comunicación humana. Estamos en un momento de transición en el que vivimos muy pendientes de las pantallas del móvil y nos miramos poco a los ojos… Es un asunto que no me preocupa. Estoy convencida de que los dispositivos móviles, tal y como los conocemos hoy en día, van a desaparecer y estarán embebidos en nuestra ropa. La tecnología nos rodeará de una manera no invasiva: estará en nuestro entorno de forma totalmente natural. 

 

Modelos en el backstage del desfile de la colección Purgatorio.

La ultrafuturista biblioteca china de Tianjin Binhai.

Y ahora vamos a por la pregunta en forma de dilema. Imagínate (ojalá) que te encargan diseñar los uniformes del personal de una de estas dos bibliotecas: la Pública de Nueva York (mítica biblioteca con modernos servicios, pero de aspecto clásico) o la recién inaugurada y futurista biblioteca china de Tianjin Binhai. ¿Cuál elegirías?

Vale, va a a ser un trabajo apasionante modernizar los uniformes de la Public Library de Nueva York!

Y por último, ¿alguna idea (por loca que sea) de cómo te gustaría que fueran las bibliotecas en este siglo?

Pues sí. Las bibliotecas públicas serán unos espacios en los que el mundo virtual y el real convivirán de una forma totalmente natural. Pasearemos por las estanterías  y unos bonitos hologramas de los personajes nos invitarán a “degustar” los preciosos volúmenes de la literatura de siglos pasados. ¿Quién dijo que solo había cinco sentidos? Las nuevas bibliotecas expandirán nuestra mente.

 

 

Look chic book

Quienes vivieron las Semanas Santas de los 60, 70, por no hablar de las décadas previas, recordarán lo difícil que era escapar de esa España católica, apostólica y romana por mucho que, desde el 78, la Constitución dijera que vivíamos en un país laico. La televisión, los cines cerrados, la omnipresente religión tomando las calles. En 2017 pase lo que pase en el mundo, salvo que sea en la puerta de tu casa: hay tantas evasiones vía redes sociales y demás sonajeros digitales que es posible practicar la estrategia del avestruz casi de forma ininterrumpida. Pan, circo y boogie, boogie, que cantaba el visionario Fabio McNamara. Hasta que el panorama se pone intenso.

 

Diseño de la marca inglesa Rooby Lane especializada en fabricar prendas por encargo según los gustos literarios de sus clientes.

 

Otro de los diseños de Rooby Lane.

Ante determinadas situaciones no cabe evadirse, hay que afrontarlas, informarse, trabajarse una opinión propia, en una palabra: posicionarse. Desde un blog cultural como éste, que parte del mundo de las bibliotecas; y que publica para celebrar el #DíaDeLaBiblioteca 2017 un tuit con una frase-eslogan tipo “porque quien habla de bibliotecas termina hablando de todo” (que para sí hubiera querido Coelho): ¿es coherente abstraerse de la actualidad más inmediata? Afortunadamente siguen estando ahí las redes para echarte una mano.

Entras en Facebook y te encuentras con que uno de nuestros editores favoritos, Txetxu Barandiarán de Trama Editorial, comparte un micropoema de la imprescindible poetisa Ajo. Y todo cobra sentido:

A la que te descuidas
la actualidad
te acaba robando
el presente.

 

 

Y para evitar que nos roben nada vamos a permitirnos ser frívolos en mitad de este guirigay. La frivolidad, bien entendida y ejercida, puede ser la mejor respuesta ante los dogmáticos, aguafiestas, solemnes e intolerantes que exigen monopolizarnos el presente. Una cultura alcanza cierto grado de sofisticación intelectual cuando puede permitirse cultivar la frivolidad sin pedir permiso. Y con la línea de complementos para la temporada Otoño 2017 de la diseñadora Olympia Le-Tan podemos procastinar y deleitarnos sin cargo de conciencia alguno. Le-Tan está especializada en complementos de moda con continuas referencias literarias y cinematográficas. Bueno, de hecho es que ha convertido los libros en bolsos.

 

Pese a lo que pueda parecer no son libros: son bolsos de la temporada invierno 2017 de Olympia Le-Tan

 

Que la moda se inspire en los libros, el cine, la música o el arte no es nada novedoso. Lo que es más original es crear una colección que aplique en sentido estricto el refrán de ir hecho un cuadro. La marca de alta costura Viktor & Rolf lo hizo en 2015 lanzando una colección con la que se podía llevar, literalmente, el museo a cuestas. Para presumir hay que sufrir, sostienen los fashion victims (o insiders según nos recomiendan por las redes), y en este caso la exhibición del amor por la cultura requería de un auténtico sacrificio para portar dichas prendas.

 

 

No sabemos si la colección tuvo un gran éxito de ventas pero nos recuerda a algunos de los diseños de la recién galardonada con el Premio Nacional de Diseño de Moda 2017: Ágatha Ruiz de la Prada. En el colorista mundo de la diseñadora española es posible encontrar más de una referencia a la literatura, el cómic, el cine o la pintura: pero su protagonismo en este post no va a ser, contrariamente a lo que sería previsible, por sus diseños sino por lo que dijo en una entrevista hace unos años:

 

 

No estaría mal que Ágatha hiciera unas prácticas en alguna biblioteca para, seguro, apasionarse aún más por las bibliotecas al descubrir que los bibliotecarios hacen cosas muchísimo más interesantes que ordenar los libros. Pero sea como sea son de agradecer sus palabras.

 

Diseños de Agatha Ruiz de la Prada inspirados en la música y el surrealismo.

El revisionismo al moderneo está de moda.

 

Todo movimiento contracultural que se precie, sigue un patrón evolutivo más o menos ajustado a estas fases: irrupción espontánea tras una cocción subterránea, a continuación, objeto de culto para minorías que reafirman su identidad gracias a compartir el secreto. Y si llega a superar esta segunda etapa, lo siguiente será su eclosión en los medios, tras lo cual, solo queda el estereotipo, la parodia y el repudio de muchos de sus seguidores iniciales para que quede refrendado el éxito.

Una vez desactivada cualquier carga subversiva: será motivo de exposiciones, estudios académicos, memorabilia, merchandising, y lo más importante: inspiración para colecciones de alta costura, que terminarán clonadas por Zara, Mango o H&M para consumo de postureos varios.

Distinguirse a través de la apariencia cuando la moda se ha democratizado hasta niveles propios de la clonación: es misión imposible. Hipsters, indies, gafapastas o cualquier otra especie cultureta que pueda surgir lo intentan en vano: nadie podrá superar nunca a los bibliotecarios. Tanto da cómo se vistan o maqueen. Los bibliotecarios no precisan lanzar mensajes de su amor por la cultura en su apariencia externa porque lo llevan en su interior, pegado a su cuerpo, en contacto directo con lo más privado de su intimidad. Solo hay que ver esta colección de ropa interior con frases motivacionales bibliotecarias para que, ni la mismísima Anna Wintour, se atreviese a criticar tamaño alarde de buen gusto.

 

Nunca juzgues un libro por su portada.

Los bibliotecarios lo hacen por los libros.

Sí, soy bibliotecario. No, no puedo quitarte las multas por retraso.

Soy bibliotecaria infantil. ¿Cuál es tu superpoder?

Me gustan los libros grandes, no puedo mentir.

Los bibliotecarios lo hacen un montón.

Los bibliotecarios lo hacen tranquilamente.

 

Y para cerrar volvemos a los bolsos-libros de la diseñadora Olympia Le-Tan. El cineasta Spinke Jonze rodó un maravilloso corto tomando como protagonistas a sus creaciones que bien merece la pena rescatar para cerrar, cual traje de novia, este desfile-post: