Amor, pedagogía…y drag queens en bibliotecas

Que las redes sociales están llenas de tarugos es tan cierto como que este texto ya estaba a medio cocer hace unos días. Y la actualidad, tan caprichosa como siempre, ha querido cargarlo de vigencia.

La obviedad de los tarugos en red viene a cuento de los tuits que han florecido a raíz del articulo en la revista Tiempo en el que se desvelan los gustos culturales de una niña de 12 años. Que esa niña sea la heredera al trono de España, pese a ser el motivo por el cual sus gustos son noticia, no es lo importante. Lo que llama la atención (por recurrir a una frase hecha, porque en realidad no resulta sorprendente): es lo que subyace tras las bromas y chanzas, de no más de 140 caracteres, a cuenta del hecho de que la hipotética futura reina declare: ser lectora de Stevenson, Tolkien o Carroll y adorar películas como El viaje de Chihiro de Hayan Miyazaki o Dersu Uzala de Akira Kurosawa.

 

 

Pero lo realmente inquietante es que una cascada (mayor o menor) de tonterías tuiteadas al respecto se convierta en noticia en los medios.

La exigencia del show informativo continuo en el que vivimos hace que cualquier nimiedad alcance categoría de titular. Y, cada vez más, los medios tradicionales van dependiendo de las ocurrencias de descerebrados que reclaman sus 15 minutos de fama: bien por los gustos culturales de una niña o por acontecimientos luctuosos (los tuits injuriosos en el caso de los fallecimientos de Bimba Bosé o David Delfín).

Favoreciendo, de este modo, un eco de la estupidez que, en los casos más graves, degenera en un efecto llamada para perturbados. Como se ha debatido, más de una vez, al abordar la responsabilidad de los medios en cuestiones como el terrorismo.

Al menos en este caso los tuits de respuesta de una doctora en Física denunciando lo que considera el linchamiento mediático de una menor: han conseguido tanta o más viralidad que las chanzas de turno. Lo que Adriana Martín, que así se llama la tuitera que se ha visto repentinamente lanzada a los medios, ha evidenciado: es lo que subyace tras todas esas bromas: el eterno desprecio a la cultura en nuestro país.

 

La maravillosa El viaje de Chihiro (2001)

 

Se sea juancarlista, felipista o republicano hasta las trancas: cualquiera que a los 12 años se haya sentido como un repelente niño Vicente por su gusto por la lectura: no puede más que identificarse, por muy lejos que le quede, con la heredera. ¿Es tan extraño que una película como Dersu Uzala (que es la que se cita en la noticia) con su tono de aventuras y su mensaje ecologista guste a un niña de 12 años?

En la Feria del Libro 2016 los medios destacaron que la reina Letizia compró la novela gráfica de Alan Moore: Providence. ¿Se incrementarían las ventas de la obra o lo que más se imitó fue el conjunto de falda y jersey que lució para la ocasión?

Hace unos meses en La lectura todo lo magnifica nos hacíamos eco del número de la revista ¡Hola!, en su edición inglesa, en que el príncipe Guillermo desvelaba los gustos literarios de su primogénito. No sabemos si hubo chanzas británicas a cuenta de esos gustos: pero como sigamos así puede que los royals (como de manera cursi han rebautizado a la realeza en la prensa del corazón) se conviertan en prescriptores culturales.

Y como nos gusta una interpretación paranoica más que un “orgullo y satisfacción” al rey emérito: ¿será que la necesidad de ridiculizar a quienes se salen del rebaño acultural se refuerza si se les asocia a una institución vetusta para así tildarlos de anacrónicos?

En un tiempo en el que los reyes que quedan en el planeta dan más contenido a las revistas del corazón que a las de política: puestos a imitar, mejor nos iría, si además de los estilismos de la reina Letizia, también se imitara el interés por cultivar a su prole.

Pero esto se nos está yendo de las manos. Si seguimos hablando de realezas vamos a terminar como el publirreportaje monárquico de cada sábado, Audiencia abierta, en la 1 de TVE. Mejor nos centramos en el papel que las bibliotecas pueden jugar en que nuestros hijos sean como los royals por sus aspiraciones culturales, que no (solo al menos) por imitar sus estilismos.

 

Miguel de Unamuno con su hijo Ramón.

 

En su nivola Amor y pedagogía, Miguel de Unamuno se centraba en la historia de un erudito obsesionado por los progresos de la ciencia y la pedagogía, que decide tener un hijo para diseñarlo a través de la educación, y convertirlo así en un genio.

A todo progenitor debería importarle la educación y formación de su descendencia. En tiempos no tan lejanos, los padres aspiraban a que sus hijos les igualasen o, mejor, les superasen culturalmente. La cultura era sinónimo de progreso social. En estos tiempos de rentabilidad inmediata no tenemos tan claro que la cultura siga siendo un activo que proporcione alguna ventaja laboral en el futuro. Pese a todo, la idea sigue presente en las cabezas de muchos padres, aunque adopte en ocasiones un cariz negativo: el de fiscalizar en exceso lo que sus hijos leen, ven o escuchan.

 

El recientemente desaparecido Carlos Capdevila y su fantástico legado en forma de vídeos y publicaciones para abordar la educación sin corsés ni dogmatismos.

El último libro que ha sido objeto de veto por parte de los padres en colegios de los Estados Unidos es The absolutely true diary of a part-time indian (El diario completamente verídico de un indio a tiempo parcial) de Sherman Alexie. La novela dirigida a un público adolescente aborda temáticas tan candentes como: el alcohol, la pobreza, el bullying, la homosexualidad o la discapacidad mental. Todo ello con un lenguaje directo y cotidiano no exento de palabras malsonantes.

Realizando una búsqueda rápida de la traducción que de la novela publicó la editorial Siruela en nuestro país en 2009 en el Catálogo Colectivo de bibliotecas públicas: encontramos hasta 15 redes de bibliotecas en las que se incluye la obra entre sus fondos. Y en prácticamente la mayoría, se encuentra ubicado en la sección Infantil y Juvenil.

¿Tienen los padres en nuestro país una mentalidad más abierta o simplemente no se fijan en lo que leen sus hijos? Puestos a elegir nos quedaríamos con la primera opción.

Tan negativo resulta un exceso de celo paterno a la hora de controlar las lecturas de sus hijos, como una desidia absoluta. Y es posible que al igual que hemos adoptado con alegría la cultura del trending topic que todo lo impregna: acabemos importando esos ánimos censores en lo que respecta a las lecturas de nuestros jóvenes.

Ya decíamos que la actualidad había cargado de vigencia este post, y es que en el Babelia de este pasado fin de semana se aborda precisamente la cuestión con un titular harto inquietante:

“La corrección política se antepone a la calidad literaria en las lecturas recomendadas en las aulas”

Si repasamos algunos de los títulos que han sido objeto de censura en los últimos años, fuera de nuestro país, por parte de padres o autoridades educativas en escuelas o bibliotecas: la cosa se pone fea.

Así, las rimas de Roald Dahl han sido acusadas de groseras, Alí Babá y los 40 ladrones o El Cascanueces de resultar demasiado siniestros. El tierno elefante Babar fue tildado de racista por vivir una aventura en la que aparecen caníbales. Y otro elefante, en este caso Elmer de David McKee, no se salvó de acusaciones por racista al dar cabida a elefantes negros y grises, y para más inri, de clasista: por ser más rico que el resto.


La pedrea se la llevó un cuento de Nicholas Allan sobre el señor y la señora conejo que no pueden dejar de tener hijos. Dicho título, aunque para muchos padres sea muy útil para explicar a los niños la concepción, fue retirado de una biblioteca inglesa por la queja de un único padre. Por otro lado nos consta, aunque no vamos a decir nombres, que alguna biblioteca de nuestro país se han presentado quejas por el cuento Titiritesa: por abordar el lesbianismo al casarse dos princesas.

En fin, nos mantendremos expectantes de las conclusiones que surjan del primer curso internacional de Filosofía, Literatura, Arte e Infancia (FLAI) que organiza la Fundación Santa María de Albarracín en colaboración con el proyecto editorial Wonder Poder. Será los próximos días 6, 7 y 8 de julio, y en él se abordarán cuestiones tan al hilo de lo que aquí tratamos como: el potencial y las limitaciones de las creaciones literarias, artísticas, filosóficas y educativas que los adultos crean pensando en los niños.

 

Viñeta del exitoso cómic de Riad Sattouf: “Los cuadernos de Esther. Historias de mis 10 años”. Un proyecto en viñetas que aspira a relatar la vida real de Esther (hija de unos amigos del autor) desde los 10 hasta los 20 años. Más potencial para que los niños se sientan identificados no puede tener: ¿pero aceptarían algunos padres que un cómic que, retrata tal cual la realidad de una niña, esté en la sección Infantil y Juvenil?

 

Pero el discurso políticamente correcto que asfixia en muchas ocasiones el consumo cultural de lo más jóvenes: no siempre nos llega con aires tan timoratos. En la estadounidense Biblioteca Pública del Condado de Orange, a raíz del tiroteo en la discoteca de ambiente gay Pulse de hace un año, se ha decidido contar con una cuenta cuentos de lo más llamativo: la drag queen Miss Sammy.

Con ese poderío cromático y estético: ¿qué niño no va a caer fascinado ante el espectáculo de las drags?

No es una idea originaria de dicho condado, fue en 2015 en San Francisco (¿dónde si no?) donde la escritora Michelle Tea propuso organizar cuenta cuentos para niños en bibliotecas a cargo de drag queens para ayudar a promover la inclusión del colectivo LGTBI.

En pleno debate sobre el bullying y la necesidad de fomentar el respeto a la diferencia: la presencia de las drags como cuenta cuentos se ha convertido en un recurso para combatir el odio y la discriminación que ya han copiado bibliotecas de Nueva York o Los Angeles.

En pocos días Madrid acogerá la celebración mundial del Día del Orgullo (del 23 de junio al 2 de julio). Sería buen momento para que alguna biblioteca española se decidiera a adaptar la idea. ¿Qué reacciones provocaría? Es más que probable que el hashtag #biblioteca fuera trending topic sin ningún esfuerzo por parte del gremio. Ahora bien, al igual que en el caso de la princesa, puede que el debate que surgiera diera también ganas de echarse a llorar. Y eso que el mundo drag y el infantil tienen antecedentes en común de lo más convencionales.

 

Úrsula, la estupenda villana de La Sirenita (1989)

 

En 1989, en un producto cultural que ni el más estricto de los padres prohibiría a sus hijos: la adaptación Disney del clásico cuento de La Sirenita: se rendía tributo a la reina de los travestisÚrsula, la malvada de la funciónhomenajeaba descaradamente las formas rotundas y maneras de la mítica travesti Divine. De haber vivido en nuestros días es probable que Divine, que pese a su ferocidad resultaba de lo más dulce en su identidad masculina, hubiese accedido gustoso/a a ejercer de cuenta cuentos en bibliotecas.

Y siguen las coincidencias. Divine luce en forma de tatuaje en el brazo de la que fuera conductora de un transgresor programa infantil de televisión en los 80: La bola de cristal. Y por edad, es probable, que algunos de los que se mofan de los gustos culturales de una niña en las redes: crecieran durante los 90. Años durante los que la programación infantil corría a cargo de figuras como Leticia Sabater. Ahí lo dejamos.

De este modo se cierra el círculo que nos ha llevado desde la realeza (de la princesa Leonor a la pequeña sirena también hija de rey) a las drags pasando por Unamuno, y que concluimos soñando con propuestas que traten a los niños como seres inteligentes. Que les proporcionen las suficientes habilidades como para resistirse a la manada que promueven las redes y, así, nunca se transformen en los niños alienígenas de El pueblo de los malditos (1960).

 

Canción de cuna para una biblioteca

 

En Biblioteca yé-yé (de lo typical spanish en bibliotecas) indagábamos en busca de lo que se podría denominar como genuinamente español en el mundo de las bibliotecas. Se trataba de buscar una respuesta a la pregunta de si nuestro país había aportado algo original al mundo de la biblioteconomía. Y hasta donde fuimos capaces de llegar nos topamos con que esa aportación se centraba en un invento franquista como fueron las denominadas casas de la cultura. Una creación de lo más recuperable como opción de futuro en el siglo XXI.

Pero no hemos venido aquí ha hablar de pantanos (por aquello de mentar otro lugar común esgrimido por quienes quieren buscarle algo positivo al periodo dictatorial) o casas de la cultura. Estamos aquí para hablar de otro invento netamente español susceptible de exportarse al mundo bibliotecario global: la siesta.

 

 

Es un clásico en los medios (sobre todo en verano) hablar de inventos, a ser posible en Japón, en los que costumbres patrias arraigan en latitudes lejanas. La siesta es ya un clásico en ese sentido, y en el caso de las bibliotecas no iba a ser menos. Pero no hace falta irse hasta Japón, mucho más cerca, en la vecina Francia: habilitan las bibliotecas para que los estudiantes puedan desconectar durmiendo plácidamente y luego retomar el estudio con ánimos renovados.

Concretamente en la biblioteca de la Facultad de Medicina de la Universidad de Saint-Étienne es donde han habilitado un confortable cuarto de aires orientales (las Mil y una noches lo llaman) en el que los futuros médicos pueden experimentar los efectos reparadores de dar una cabezada.

 

 

No hemos hecho un estudio al respecto pero nos atrevemos a aventurar que en más de una biblioteca de nuestro país: el silencio de sus salas se habrá visto alterado, alguna vez, por un leve sonido, difícil de distinguir al principio, pero que finalmente ha desvelado su contundente naturaleza de ronquido con el consiguiente coro de risitas y murmullos alrededor.

Dicen que nunca se debe despertar a un sonámbulo cuando camina despierto, y ¿a un usuario de biblioteca cuando, con un libro acunado en su regazo, está dando una cabezada? Tampoco debería importunársele; puede que esté soñando con lo que ha leído y haciendo que germine en su cerebro. Por si acaso en la Universidad francesa entre las recomendaciones que regulan el uso de dicha sala se incluye la recomendación/exhortación de que las siestas no vayan más allá de unos 20 minutos. ¿Nos imaginamos salas así en nuestras bibliotecas?

 

En la mítica librería parisina Shakespeare & Co. son célebres sus residencias para escritores (tumbleweed se les denomina). Los afortunados con una de esas residencias pueden dormir en la propia librería.

 

Si queremos que nuestras bibliotecas se conviertan en el cuarto de estar de nuestras ciudades: tendremos que sopesar seriamente lo oportuno de servicios así. Sobre lo que no hay que pensar mucho es sobre la idoneidad de contar con otro espacio que en cierto modo también llama a la relajación y a los dulces sueños: las bebetecas.

No vamos a repasar aquí los numerosos estudios que glosan los beneficios de leerles a los niños desde bebés. Sólo atendiendo a los resultados del estudio que en 2014 publicó la Academia Americana de Pediatría: quedan claros los efectos que produce el familiarizar a los bebés con la lectura a través de las narraciones orales.

El estudio se centró en registrar, mediante resonancia magnética, la actividad cerebral de niños de 3 a 5 años mientras escuchaban relatos para su edad. Según los datos registrados los niños a los que sus padres les leían cuentos presentaban una mayor activación de la región del hemisferio izquierdo del cerebro que regula la integración multisensorial.

 

 

La bibliotecaria infantil estadounidense Debra J. Knoll publicó un libro el pasado año (Engaging Babies in the Library: Putting Theory Into Practice – ALA Editions) sobre la puesta en marcha de servicios de estas características en las bibliotecas. De entre los consejos que proporciona, los que resultan más adaptables y factibles en casi cualquier biblioteca, sea cual sea su tamaño, destacan dos:

  • Establecer acuerdos de colaboración con las unidades de maternidad de los hospitales cercanos.
  • Crear programas y actividades de interés para los padres y cuidadores. En este sentido asesorar a las parejas que vayan a ser padres proveyéndoles de material y actividades de interés.

No basta con dotar de libros-almohada, libros para la hora del baño, mullidos cojines, colores alegres y decoraciones acogedoras a la Bebeteca. Si realmente se está buscando fomentar la lectura desde la cuna: lo propio sería recibir a cada nuevo inquilino de este planeta con un libro cerca. Y quien dice un libro, dice una biblioteca.

 

En 2014 el saloncito vintage que crearon en la Biblioteca Regional de Murcia dio pie a situaciones tan especiales como las de esta foto. Begoña, que así se llama la orgullosa usuaria, posó embarazada y, meses después, lo volvió a hacer al ir a dar de alta a su bebé como usuario de la biblioteca.

 

Hace unos días el Ayuntamiento cántabro de Los Corrales de Buelna (Torrelavega), en colaboración con la Biblioteca Municipal, repartía libros de tela y el carné de la biblioteca a cada uno de los recién nacidos en la localidad durante los últimos seis meses. En total, durante el 2016, han sido cuarenta y dos los niños que han recibido este regalo de bienvenida al mundo. Aunque en esto de tener carné de biblioteca por el simple hecho de nacer los más ambiciosos fueron los escoceses que hace dos años presentaron un proyecto de ley por el que todo recién nacido tendría carné de biblioteca. ¿Se habrá hecho realidad?

Tal vez si más administraciones copiasen esta idea se pondría algo de freno al progresivo acoso y derribo al que está sometido la infancia en esta época. Un simple carné de biblioteca poco puede hacer por los niños que sobreviven en zonas de hambrunas y guerras; pero igual sí que serviría para frenar la indecente explotación que de la infancia se hace en los medios en nuestro entorno más cercano.

 

Susan Sarandon y Jessica Lange en la reciente producción televisiva Feud: en la que recrean la tormentosa relación entre Bette Davis y Joan Crawford durante el rodaje del clásico ¿Qué fue de Baby Jane?

 

El delicioso cómic sobre la vida de Joselito, el pequeño ruiseñor: un auténtico despliegue de inventiva visual al servicio de la atípica vida del niño prodigio.

No hemos tomado en vano el título de la película de Robert Aldrich: Canción de cuna para un cadáver (1964) para este post. Que nadie piense que estamos equiparando a la biblioteca con un cadáver, todo lo contrario. En este caso la biblioteca, estando presente desde la cuna, lo que hace es poner freno a ese adiestramiento de los niños en el exhibicionismo sentimental, y en la competitividad que exige la sociedad del espectáculo.

La protagonista de la película de Aldrich era la maravillosa Bette Davis, su alicaída carrera en los 60 revivió gracias al éxito de la previa ¿Qué fue de Baby Jane? (1962): en la que representaba, como solo ella podía hacerlo, la espeluznante decadencia de una antigua niña prodigio. En las bibliotecas no queremos niños prodigio, queremos niños, sin más. Que sueñen, que duerman, que las vivan, que las disfruten, que las carguen de futuro. Que las bibliotecas actúen de frontera contra esa mercantilización que de la infancia se está haciendo.

Porque por mucho que nos guste la nana siniestra de The Cure con la que ambientamos el post: la infancia puede que no sea un paraíso, pero tampoco tiene porque ser el principio de un mundo tan estandarizado que termine en pesadilla.

 

 

Libros cercanos y hermosos: tendencias en literatura infantil y juvenil

LIJ_DiaInternacionalCartelEl 2 de abril se celebra el Día Internacional del Libro Infantil con el que cada año se intenta inocular el placentero virus de la lectura a niños y jóvenes. Este año el lema escogido por la Organización Española para el Libro Infantil y Juvenil (OEPLI) es “Muchas culturas, una historia”, y con él se quiere hacer notar que aunque hablemos idiomas diferentes y vengamos de diferentes orígenes, “compartimos las mismas historias”. Puede que en muchos lugares, en estos momentos, un lema así resulte extraño e incómodo, pero no es de eso de lo que queremos hablar en esta entrada. Lo que pretendemos es darle un repaso a las tendencias actuales en literatura infantil y juvenil que sirva para estar al día en la materia.

Nuevos temas…

La transformación que ha experimentado la literatura infantil y juvenil en España en las últimas décadas es, afortunadamente, grandiosa. En el ámbito temático, se ha abandonado la tendencia a idealizar la infancia y proteger a los niños y niñas de la realidad, y se ha pasado a abordar la creciente complejidad y los conflictos sociales y personales que viven. Racismo, sexismo, problemas ecológicos, discapacidades, diversidad, identidad personal, soledad llenan los libros destinados a los más pequeños y jóvenes. Se habla valores y derechos colectivos como la paz y la tolerancia, pero también, y cada vez más de conflictos personales, de nuevos roles dentro de la familia, de la diversidad de los mismos modelos familiares, y de la riqueza y complejidad de las relaciones humanas. Se trata de que los libros reflejen la realidad que viven niños y jóvenes porque, como opinaba Gustavo Puerta, especialista en LIJ, en una entrevista en el diario El País, “una parte del fracaso de la lectura tiene que ver con la incapacidad de que los chavales vean que hay una conexión entre sus intereses y su biblioteca”.

De hacia dónde apuntan las tendencias dará buena cuenta el próximo Congreso Internacional de la Asociación Nacional de Investigación en Literatura Infantil y Juvenil, que tendrá lugar en la Universidad de Vigo el 23 y 24 de abril. Estará dedicado a “Nuevos temas en la LIJ: muerte, naufragios, guerras, desastres… en la Tierra y el mar”, cuestiones que, añaden “durante mucho tiempo fueron consideradas tabú, y por lo tanto silenciadas, pero que han ido surgiendo en los últimos años en la literatura infantil y juvenil con la intención de acompañar al niño en lo sombrío de la vida, en las situaciones difíciles”.

En la misma línea van en EE.UU: el acoso escolar es el tema que, según libreros y bibliotecarios, más interesa a niños y niñas. Los más pequeños, los que se inician en la lectura, prefieren los libros con ilustraciones humorísticas sobre todo si tienen a animales como protagonistas. Las historias relacionadas con la naturaleza, ya tengan componentes de ciencia ficción o un enfoque ecológico, gustan a los más mayores por lo que tienen de aventura. A las adolescentes estadounidenses les gusta, además, las historias de chicas duras, las que presentan protagonistas femeninas poderosas, como Katniss en Los Juegos del Hambre.

…y nuevas formas

LIJamelia_quiere_un_perro_3436Pero también las formas han ido cambiando. Los textos incorporan fórmulas cinematográficas que rompen con el relato lineal para incorporar recursos como el flash-back. El lenguaje es más rápido, sencillo y coloquial para buscar mayor identificación de los chavales. En cuanto a las ilustraciones, ya no son una mera representación redundante del texto sino que componen su propia narración. En la editorial Kalandraka, Premio Nacional a la Mejor Labor Editorial en 2012, lo saben muy bien. Xosé Ballesteros, su director, contaba hace poco en el programa “El ojo crítico” de RNE cómo el álbum ilustrado se ha convertido en un género revolucionario, que en España eclosionó a partir de los años 80. Y añadía: “La limitación del álbum solo para niños se rompió hace años con la aparición de nuevas propuestas editoriales y la aportación de grandes ilustradores que no piensan en el mundo infantil, sino en hacer Arte que pueda también transformar la realidad”. La intención declarada de Kalandraka es hacer “libros hermosos que puedan llegar a su destino: los niños y niñas que hoy son la memoria del futuro”.

En cuanto a los títulos más destacados, aquí tenéis algunas sugerencias aparecidas en medios de comunicación y una web que os puede servir como referencia –Gretel, de la Universidad Autónoma de Barcelona– en la que se publican periódicamente recomendaciones. Otro recurso interesante sobre LIJ es la web del Centro de Estudios y Promoción de la Lectura y Literatura Infantil, en la que además de noticias y eventos, podréis encontrar guías muy interesantes, como las de lectura en familia, libros no sexistas o literatura low cost.

Gente rara, grandes aventuras: nuestra selección de libros del mes

Siempre intentamos encontrar un hilo conductor en la selección de novedades editoriales, musicales y cinematográficas que os traemos cada mes, y éste parece que inconscientemente hemos ido escorándonos del lado de la gente que es distinta y de los que emprenden grandes aventuras. Puede que sea porque en el fondo no sentimos (o nos gustaría sentirnos) identificados con estas personas. Vamos al grano: comenzamos con la selección de libros de este mes, y lo hacemos con dos cómics.

“El regreso de Ulises”, de Alberto Manguel y Max. (Nórdica)

Esta es una fábula adulta sobre el exilio y el sentimiento de no pertenencia que sufren las personas desplazadas, protagonizada por el mítico Ulises -tratado aquí como el inmigrante sin papeles que es- que regresa a un lugar que no se parece en nada a la Ítaca de la que partió.

La historia es del escritor argentino afincado en Canadá, Alberto Manguel -al que el profesor John Sutherland ha llegado a calificar como “el Montaigne de nuestra época”, que ya es decir-, y del dibujante Max, Premio Nacional de Cómic en 2007 por su libro “Bardín el Superrealista”, que se inició en el mundo de la historieta en los años 80 nada más y nada menos que en “El víbora”. Os dejamos con el booktrailer del libro.

Independencia?, de Josep Busquet y Jose Ángel Ares. (Diábolo)

El segundo cómic que os presentamos narra lo que para muchos es otra pequeña odisea, y en este caso lo hace con mucho humor. Hablamos del referendum y el debate sobre la independencia de Cataluña, retratados con ironía (no sin cierta polémica, como debe ser) en un cómic en el que los autores dicen que tratan de satirizar “a los dos bandos”. Lo cuentan en forma de historietas cortas. Dice Busquets que se dedició por este formato porque le permitía mostrar más matices. “De otra forma tendría entre cuatro y diez personajes con un tipo de personalidad y opinión sobre el tema, con este formato tengo cientos de personajes dispuestos a dar su opinión”, explica. Josep Busquet es autor de cómics como “Manticore” y “La Revolución de los Pinceles”, y de los lápices de Jose Ángel Ares han salido novelas gŕaficas como “Rosa y Javier” y “Bitcoin: la caza de Satoshi Nakamoto”.

comic-Independencia

Marcianadas, by Yorokobu. (Paidós)

MarcianadasY porque en el fondo casi todos somos seres raros con ideas y muchas veces no encontramos cómo expresar lo que ronda por nuestras cabezas, el equipo editorial de la Revista Yorokobu ha creado este libro con propuestas ingeniosas para que cada cual pueda sacar partido de la creatividad. Así lo definen: “Se trata de una recopilación de sugerencias para escribir: ejercicios para ser minucioso y detallista en cada paso de la narración; inicios de historias que invitan, o casi obligan, a ponerse en la piel de alguien que no has sido nunca; puntos de partida para tránsitos por irrealidades desorbitantes, delirios de lo más surrealistas o temas sobre los cuales es muy probable que no tengas ni puñetera idea y sobre los que tendrás que investigar un poco para crear una historia creíble. El libro está ilustrado por Juan Díaz-Faes.

Libro infantil y juvenil

Niños especiales que viven grandes aventuras hay muchos en estos tres libros de literatura infantil y juvenil que destacamos.

En “No es invisible”, del británico Marcus Sedwick (Bambú), Laureth, una chica ciega de 16 años, necesitará todo su ingenio para encontrar a su padre, escritor de best-sellers, desaparecido en la Gran Manzana. Sedwick es autor de varios libros ilustrados, y ha elaborado los dibujos de una colección sobre mitos y un libro de cuentos populares para adultos. Con su novela “Midwinterblood” ganó el Premio Michael L. Printz 2014 de la American Library Association.

En “El niño rock”, de Magicomora (Lunwerg), Sergio Mora -patriarca del pop surrealista español- cuenta con humor y mucho surrealismo mágico la gran aventura de montar un concierto. Dice el autor que el libro “respira ese tono ochentero y entrañable que sabe a chicle Bang Bang y a Petazetas”. Y añade: He tratado de recuperar ese espíritu fresco y desenfadado que nace de la cultura televisiva que mamamos los de mi generación”.Elniñorock

Y terminamos con un título muy bien traído para los temas que tratamos hoy, “El club de los bichos raros”, de Jon Scieszka (Montena) , un escritor estadounidense muy premiado y muy activo en la promoción de la lectura entre los más jóvenes, autor de, entre otros, “La auténtica historia de los tres cerditos” y “El apestoso hombre queso”. En el libro del que hablamos hoy, Scieszka cuenta la loca aventura que empieza muy a primera hora en su primer día de cole.

Y dicho esto, os deseamos que vuestras Navidades sean raras, alocadas, creativas y, si es eso lo que deseáis, independientes. Y, si no, todo lo contrario. ¡Pasadlo bien!

Libros y cine para divertirte antes del fin del mundo

carta-groucho-eliot4Seguimos la línea de nuestras últimas sugerencias publicadas en este blog con otro libro para reírse de todo, porque Anagrama ha reeditado en su nueva colección “La conjura de la risa” Las Cartas de Groucho Marx, una forma hilarante de acercarse a las aficiones, odios y amistades de ese genio del humor. Incluye cartas a la familia, compañeros de profesión, personalidades del mundo de la empresa, políticos (incluido el presidente Truman), periodistas y escritores. A T. S. Eliot, le dedicó en una de sus misivas precisamente un «no sabía que fuera usted tan guapo». Adjuntamos foto por si no tenéis en la cabeza la fisonomía del gran poeta y dramaturgo.TSEliot

El ingenio y la mordacidad desbordantes que mostraba en sus películas y en otros libros suyos como “Memorias de un amante sarnoso” o “Groucho y yo” está presente a lo largo y ancho de este libro. “Fue muy previsor por tu parte el mandarme un libro que explicara el Ulises de James Joyce. Todo lo que necesito ahora es otro libro que explique este estudio de Stuart Gilbert, quien, si la memoria no me falla, pintó el célebre cuadro de George Washington que está colgado en el Metropolitan Museum. Ya sé que hay unos doscientos años de diferencia entre una época y otra, pero un hombre capaz de explicar a Joyce tiene que ser muy viejo y muy sabio”. Cierto, muy cierto.

grouchoY otra muestra de una de esas frases que te imaginas puesta sobre el papel mientras movía las cejas y dejaba caer la ceniza de su puro : “No te he escrito durante algún tiempo porque he estado ocupado escribiendo improvisaciones para la próxima temporada. He escrito ya todas mis improvisaciones para 1954”.

Para terminar, sólo recordar lo que dijo la revista Newsweek a propósito de estas cartas: “Escritas con el impudor, la irreverencia y el humor lunático que hizo de Groucho el genio inmortal de la pantalla americana”. Ahí lo dejamos.

El Apocalipsis en nuestros días

Y cambiando completamente de tercio, recomendamos “Apocalipsis Now”un libro original y sorprendente del periodista y escritor Vicente Verdú, que, a partir de la relectura del Apocalipsis de San Juan hace todo un análisis de la época en que vivimos y se atreve a plantear qué podemos esperar del futuro (que ya es tener valor). Así explicaba Verdú al diario digital VozPopulí cómo surgió el libro: “Pensamos que había una repetición bastante frecuente en los periódicos con la idea de que estamos al borde el abismo, de que no hay explicación posible para lo que ocurre, que nos encontramos ante un fenómeno caído del cielo en el que no es fácil encontrar las causas, aunque siempre decimos que la causa está en los estafadores, los especuladores, la avaricia de los poderosos, que en cierto modo, vendrían a reproducir los pecados capitales por los que la humanidad será castigada en el juicio final”

ZombiesCon este libro, estaréis ante preguntas como ¿Estamos ante el apocalipsis de la sociedad capitalista? ¿Es Merkel el anticristo? ¿Hacia dónde va nuestra sociedad de zombis? Y a propósito de los muertos vivientes dice Verdú: “Que los zombies hayan estado de moda durante estos años de la Gran Crisis refleja una plástica y asquerosa idea de la situación. Lo característico de un zombi es que, al presentarse como muerto, ya no se le puede eliminar. Pero, también, al comportarse como seres sin vida y que no pueden temer a nada, no se les puede de ninguna manera ahuyentar. Efectivamente, tampoco se puede dialogar con ellos porque su lengua está muerta, sus oídos han estallado y su mente se ha desflecado, como si las neuronas hubieran adquirido la forma de enredos en un mar de algas o composiciones así”. Impactante, ¿no?

Humor infantil y juvenil

Retomamos el humor con un par de recomendaciones en libro infantil y juvenil, empezando por “El misterio de la caca de perro abandonada”, de Anna Cabeza (Bambú), la divertida y astuta historia de tres abuelitas corrientes, aficionadas a resolver misterios que quieren averiguar quién es el dueño del perro que deja una caca delante de la puerta todos los días. El problema surge cuando su investigación se cruza con los planes de unos ladrones que acaban de robar el banco del barrio….

27historiassopaTambién encontraremos narraciones divertidas en “27 historias para tomar sopa”, de Ursula Wölfel con ilustraciones de Pablo Bernasconi (Kalandraka). Son relatos breves pero de intenso sabor que va desgranando una madre para abrir el apetito de su hijo. Por ejemplo: la apasionante historia de la máquina de saltos-gira-balanceadora-tocabocinas, los gustos culinarios de las vacas, el temor a volar de una mariposa recién nacida o la generosidad de una ardilla con una familia de ratoncillos campestres. Sólo añadir que la autora recibió en 1991 el Premio de Literatura Infantil y Juvenil de Alemania por toda su obra.

Más apocalipsis y risas (en cine)

Y para terminar, os dejamos con los trailers de las películas recomendadas. También aquí encontraréis…

… algo de apocalipsis, en “Los últimos días”, de Álex y David Pastor, con Quim Gutiérrez, José Coronado y Marta Etura encabezando el reparto.

…. algo de humor, con “The Trotski”, de Jacob Tierney, la historia de un estudiante que dice ser la reencarnación de Leon Trotski….

y más comedia, comedia negra con historia de mafia incluida en “Siete psicópatas”, de Martin McDonagh, con Colin Farrell, Sam Rockwell, Christopher Walken, Woody Harrelson y Tom Waits.

Y con esto os decimos hasta luego, porque cerramos el blog por vacaciones hasta primeros de septiembre. ¡Nos vemos!

Fin de curso, vuelta a la biblioteca

SeñaltraficoniñosCon el final del cole, las bibliotecas se convierten en un lugar lleno de tentaciones para niños y niñas, y de posibilidades para padres y madres que no saben qué hacer con tanto tiempo libre como tienen sus hijos. Y también se convierten, vamos a ser sinceros, en ese lugar fresquito por el que pulular apaciblemente a la sombra (cuando hay presupuesto para aire acondicionado, claro). Por eso, es un buen momento para impulsar actividades veraniegas. Aquí os proponemos tres que esperemos que no os dejen fríos:

 

1. Programas de fomento de la lectura en verano

 

Las Bibliotecas Públicas de Nueva York han editado para este verano 2014 un manual de fomento de la lectura que os puede servir de inspiración. Además de clásicos como conciertos, talleres de informática, actividades de manualidades y visitas de autores, hay algunas ideas más frescas:

  • Un concurso de vídeos realizados por adolescentes para motivar a la lectura.
  • Un apartado específico en la web -o, aún más fácil, una página en Facebook o un blog- dedicado al programa de lectura de verano, con actividades, listados con sugerencias de lecturas, juegos, recomendaciones para padres, madres y educadores… Un buen ejemplo es la web de esta iniciativa neoyorquina y su página en Facebook.

El manual incluye, además, recursos para bibliotecarios y recomendaciones de actividades para que el profesorado de las escuelas cercanas se involucren y motiven a los niños y adolescentes a participar en los programas de verano de las bibliotecas. Y, para poner las cosas más fáciles, en la web del programa se incluyen materiales como carteles y trípticos promocionales y educativos que se pueden descargar fácilmente.

 

2. Renovar la oferta

 

Aquí os sugerimos colocar en las estanterías novedades y propuestas veraniegas para seguir convenciendo a los asiduos y atraer a los calurosos. Algunos ejemplos:

Además, compartimos aquí sendas propuestas de libros infantiles y juveniles que han recibido premios en los últimos años, elaboradas por la Red Municipal de Bibliotecas de Córdoba.

3. Redecora tu biblio

 

Y como -en el fondo, en el fondo- somos unos frívolos, la recomendación que más nos gusta es ésta: si tu biblioteca no puede ir a la playa, que la playa venga a tu biblioteca. ¿Qué os parece colocar en un rinconcito unas tumbonas, unas sombrillas, un poco de arena, unas toallas playeras de colores, unas mesitas, una carta con exquisitos cócteles literarios, musicales (¡Beach Boys forever!) y cinematográficos, y, por qué no un hilo musical con olas del mar y gaviotas graznando. ¡De lo más relajante!

Y si sois más de montaña que de playa, pues lo mismo pero de camping, con la tienda iglú, la hamaca, las sillas, la mesa, la nevera portátil, unas cuantas macetas para crear ambiente, etc, etc. El hilo musical puede ser de pajaritos piando.

Y si tienes otras propuestas para tu biblioteca, si lo que tenéis pensado para este verano lo va a petar, puedes compartirlo con todos los que hacemos y seguimos este blog. Venga, ¡danos mucha envidia!

Fondo de estantería para vuestra biblioteca

Igual que siempre tenemos a mano en casa nuestro fondo de armario del que tiramos en los momentos clave para ir bien vestidos (entrevistas de trabajo, comida en casa de la abuela, invitaciones en el Ritz…), en la biblioteca conviene siempre tener bien cuidado el capítulo de obras esenciales, lo que nosotros llamamos “el fondo de estantería”. Este mes destacamos algunas novedades al respecto. Aquí van.

 

Ensayos, George Orwell (Ed. Debate).

EnsayosOrwellUna gran antología del autor que puede ser considerado el mejor ensayista británico del siglo XX, con la que podemos acercarnos a su visión crítica, lúcida y estética de lo político y lo social, pasando por lo literario, con joyas magníficas entre los 103 ensayos que incluye, como su acercamiento a Dickens. Gran parte de las reflexiones del creador del “Gran hermano” siguen siendo de plena actualidad hoy, lo que refuerza esta selección como imprescindible. Uno de los pensamientos que dejó dicho Orwell y que más nos gusta: “lo importante no es mantenerse vivo sino mantenerse humano”.

 

Cartas a Felice. Franz Kafta (Nórdica Libros).

Una colección de las apasionadas y apasionantes cartas de amor escritas por el joven Kafka entre 1912 y 1017 a Felice, la mujer con la que quería casarse, y que nos ofrecen el privilegio de acceder a los rincones más íntimos de la vida del escritor checo, su ciudad, Praga, su casa y sus lecturas.

 

Adiós a las armas. Ernest Hemingway (Ed. Lumen) .

Y de la historia (real) de amor entre Kafka y Felice en la Praga de los años previos a la I Guerra Mundial, a la historia (ficticia) de amor entre teniente americano Frederic Henry y la enfermera Catherine Barkley Hemingway sitúa en medio de la Gran Guerra, en una nueva edición que acaba de publicar Lumen. No hace falta que digamos mucho de este clásico basado en la propia experiencia del escritor durante la campaña italiana de la guerra. Eso sí, aquí os dejamos el trailer de la versión cinematográfica de la novela realizada en 1932 y protagonizada por Gary Cooper (que estás en los cielos). Incluye uno de los lemas publicitarios más surrealistas de la historia: “una de las mejores novelas sobre amputados escritas en el siglo XX”. Sin comentarios.

Peter Pan anotado. J. M. Barrie (Ed. Akal).

Otro clásico de la literatura, en este caso infantil, que ha generado todo un mito alrededor del miedo a hacerse adulto, en una nueva edición realizada por María Tatar. Un auténtico lujo, que incluye, entre otros elementos, las ilustraciones que en su día hizo para esta obra Arthur Rackham, el que fuera el dibujante más aclamado de la época. Aquí podéis ver algunas páginas como ejemplo.

 Y ésta es nuestros elegidos dentro de los destacados de este mes. Ya sabéis que la lista completa la tenéis en nuestra página web. ¡Que lo disfrutéis!

Buenos y malos, en los destacados de este mes

Con un poco de resaca después de celebrar ayer el Día de la biblioteca, volvemos al tajo. Ya os hemos contado que estamos dando un nuevo impulso a este blog, y como parte de los nuevos contenidos cada mes iremos presentando en él algunos de los libros, discos y DVD que destacamos en nuestra web, para contaros por qué nos parecen tan interesantes. Vamos con una primera entrega que creo que nos va a quedar muy “cultura pop”:

“Breaking bad. 530 gramos de papel para seriadictos no rehabilitados”. VV.AA. (Ed. Errata Naturae).

Muchos piensan que el mejor cine que puede verse en nuestros días se encuentra en las series de televisión, pero solo unas pocas entran a formar parte del olimpo de los dioses de la pequeña pantalla. Breaking bad es una de las que ha alcanzado estatus mítico, junto a Los Soprano, The wire y Mad men. Es la historia en cinco temporadas de un padre de familia y profesor de química pluriempleado que, tras descubrir que tiene cáncer, se pasa al lado oscuro del narcotráfico sin escrúpulos. Acaba de ganar el Premio Emmy al mejor drama de ficción, y en Errata Naturae la han incluido en su colección de ensayos sobre las mejores series televisivas y su importancia en la cultura contemporánea.

El libro echa una mirada a la serie desde muchas perspectivas, desde la sociología y la teoría de la comunicación, hasta la literatura, la filosofía y la historiografía de las drogas, con artículos de una veintena de autores, entre ellos el autor de la serie, Vince Gilligan, y el escritor Enrique Vila-Matas. Nos quedamos, como buen resumen, con lo que dice el ensayista Chuck Klosterman: la serie “no plantea una situación en la que la moral de los personajes sea estática, contradictoria o teñida por el espíritu de la época; en lugar de ello, ‘Breaking Bad’ apunta a que la moral es, siempre, una opción personal”. Desde luego, el enfoque da para pensar.

The walking dead. 3ª temporada. (Cameo).

Y no dejamos las series en nuestros destacados, aunque sí cambiamos de formato, al suyo, el DVD. Sigue la lucha por la supervivencia en el mundo posapocalíptico, con mucha más presencia zombi y más gore. En esta temporada aparece Tyrese, uno de los personajes claves de los cómics en la que se basa la serie, creados por Robert Kirkman y Tony Moore. No hay unanimidad en la crítica sobre el nivel de calidad de esta temporada (para unos coloca a la serie entre las grandes y para otros resulta decepcionante), pero lo que a nosotros nos fascina es por qué triunfan tanto en estos tiempos las historias de zombies. A veces nos sentimos como tales…

Todo sobre los Beatles. Philippe Margotin y Jean-Michel Guesdon. (Ed. Blume).

Y del oscuro y sanguinolento mundo de los zombies, nos vamos al luminoso planeta beatle, con este libro que disecciona cada una de las 211 canciones que nos legaron los fab four. Habla del contexto, del proceso artístico, de las técnicas de estudio, los instrumentos, las innovaciones musicales, con testimonios de los propios Beatles y de quienes les rodeaban. Esta es una de nuestras canciones favoritas, interpretada aquí por Diogo Mello, una joven promesa del pop. ¿Cuál es la tuya?

Muerte y vida

Pasamos ahora a las recomendaciones literarias. En “Un viaje nada sentimental”, de Albert Dracht (Ed. Minúscula) es un muerto el que habla de una vida marcada por la experiencia del exterminio de la población judía europea durante el nazismo. Aunque no es una novela autobiográfica, muchas de las situaciones las vivió en primera persona este autor austríaco, galardonado en 1988 con el premio más importante de las letras alemanas, el Georg Büchner de la Academia Alemana de la Lengua y la Literatura. Ésta es una de sus obras más destacadas, y un buen punto de partida para adentrarse en la narrativa de Albert Drach para quien aún no lo haya hecho.

En un registro totalmente distinto, James Herriot y su novela “Todas las cosas brillantes y hermosas” (Ediciones del Viento), continuación de “Todas las criaturas brillantes y hermosas” (aunque pueden leerse de forma independiente), es un libro lleno de humor, vida, paisajes ingleses y seres vivos de todos los pelajes. Esta obra, que se lee casi como una colección de cuentos, nos acerca al mundo de un veterinario rural recién casado y a los animales -tan excéntricos como sus amos- a los que tiene que tratar.

Para niños que quieren amigos

Y cerramos este repaso a nuestros últimos destacados con literatura infantil: “Cuando nazca Malik”, de Antonio Amago Alonso (Ed. Siete Leguas), la historia de un bebé que nace en Zimbabue, símbolo de una generación que después de muchos años, nace libre del VIH gracias a un programa de transmisión materno-infantil de la enfermedad. El libro es parte de la campaña de Médicos sin Fronteras contra el sida “Amigos de Malik”, y un estupendo recorrido por la vida llena de vida que disfrutan muchos africanos gracias a su propio esfuerzo y el de las ONG. Aquí os dejamos el enlace a la campaña por si quieres participar en ella, o incluirla en las actividades de vuestra biblioteca.

Esperamos que os interesen estas sugerencias, y si tenéis comentarios u os apetece abrir debate sobre alguna de ellas, siempre seréis bienvenidos.

María García Esperón y “Los animales de la lluvia”

Este libro tiene, qué duda cabe, vocación de navegante. Todavía no me explico por qué milagro de Noé -o de su esposa, que es una dama muy seria- me ha desembocado el libro en las manos. Dice Pedro Villar en su dedicatoria que esta poesía ha nacido “en el reflejo de una gota de agua”. Pues la gota se ha hecho diluvio y nos ha arrastrado a todos a un lugar en el que solamente imperan las leyes de la poesía, los dones del sueño.
La poesía de Pedro Villar no tiene etiquetas -las ha deslavado el diluvio-. Es para niños y para adultos. Es generosa como la lluvia y con un desenfado angelical y saleroso tiene vocación salvífica. ¿Qué salva? En esta arca, a los animales y con ellos rescata la sinceridad, la alegría, la revolución burbujeante que encierra cada una de las palabras. La poesía de Pedro Villar vuela de orilla a orilla y trae en sus regresos la rama de olivo. Esta es un arca de la alianza y algo de arco iris tiene el libro.
¿Qué tanto de Noé hay en Pedro Villar? Ambos han sido elegidos y toman en brazos el peso de la elección. Ambos se han puesto a construir el arca en la que van entrando –vamos entrando- todos. Las dimensiones del arca se extienden y en un momento misterioso se llega a convertir en el mundo… pero alguien tiene que poner un hasta aquí.
Pedro-Noé es juez, pero también parte, después de todo es él quien ha construido el arca:
-¿Qué hacemos con los dragones?
-Deben ser los polizones,
no sabemos de ellos nada
pues en la lista no estaban.
-Localizad al momento
los que vivan en los cuentos,
los de la mitología
que los aguante su tía,
los de la imaginación
ponedlos en un montón,
que bajen las escaleras
y echadlos a todos fuera.
Este texto juguetón y sabio como un niño y como un abuelo encuentra su complementario (que marcha siempre contigo y suele ser tu contrario, como dijo Machado) en la ilustración intensa, profunda de Miguel Ángel Díez.
Noé, su esposa, los niños y los animales poseen al mundo en la pupila. Son seres de iluminada sombra que fascinan, que arrastran con su misterio. Miguel Ángel Díez fascina y arrastra con su mirada poética, con el conocimiento interior que tiene de sus propias imágenes, que son las imágenes de todos nosotros.
El simio pensativo que se lleva el dedo índice a los labios es una alegoría de la videncia, un homenaje a la belleza  infinita e inocente del silencio. Los pequeños hijos de Noé envueltos en sus impermeables nos conquistan con la solidaridad de los niños en los momentos de peligro. Una tristísima y muy bien abrigada sirena (¡el agua está tan fría!)se ve expulsada del arca y prende su nostalgia de la mirada de uno de los niños, nostálgico a su vez de dragones y pegasos. Un melancólico y seductor sileno que puede ser un fauno y rezuma la naturaleza imposible del centauro, se sale de la página -¡también expulsado por Noé y sus prisas!- y marcha en busca de otros diluvios y otras arcas…
No es de extrañar que este libro, editado bellamente por Diálogo Infantil, agite las aguas de las ensoñaciones profundas a golpe de palabras y de imágenes. El próximo 20 de noviembre sus autores recibirán de la Conselleria de Cultura y Deportes de la Generalitat Valenciana la distinción por el mejor libro ilustrado en valenciano de este año de gracia 2008, año del diluvio y del encuentro entre orillas remotas y entrañables que irremediablemente se quieren.
GARCÍA ESPERÓN, María. Rimas del diluvio. Educación y Biblioteca. 2009, año 21, nº169, p. 7.

¿Proponemos libros divertidos?

Comienzo proponiendo el libro La verdad sobre la vieja Carola de Carmen Pacheco.

 

Me he metido en muchos líos en mi vida, pero probablemente el de que aquella noche fuera uno de los más gordos. Así me lo dijo mi hermana mientras yo abría la puerta de una casa desconocida……

¿¿Qué misterio oculta??