Ciento volando: una historia de poliamor cultural

 

¿Es posible amar dos personas a la vez? ¿y a tres, y a cuatro, y a cinco? ¿Esto de qué va? ¿de comunas jipis en pleno siglo XXI? ¿del amor libre en tiempos de asepsia digital? No, en todo caso iría de poliamor: esa nueva etiqueta que ha surgido para renombrar cosas más antiguas que la nana pero que los tiempos han vuelto a poner en primera plana.

 

Jules et Jim o el poliamor en los tiempos de la Nouvelle vague

El trío de La trama nupcial: el poliamor de los 80

 

Por muchos autobuses, campañas o proclamas que lacen unos y otros a favor o en contra de que nos amemos los unos a los otros, o los unos sobre los otros: en definitiva en cuestiones de amores cada uno se las apaña como mejor puede. Así pues ¿por qué iba a ser diferente hablando de cultura?

Como lanzábamos hace unos días a las redes: si te gustan las librerías tanto como las bibliotecas ¿será que practicas el poliamor cultural? No es por quitar la ilusión: pero en vista de lo complicadas que siempre han sido las cosas en lo relativo al amor y al sexo: la mejor etiqueta a la que suscribirse es la de poliamoroso cultural. Toda una promesa infinita de placeres sin fin.

 

 

En el número 16 de la revista Infobibliotecas se abordaba el mundo de las librerías. Que una revista cultural especializada en el mundo bibliotecario se acerque a las librerías es algo que entra dentro de toda lógica. Librerías y bibliotecas se han desarrollado por vías paralelas y, en muchas ocasiones, hasta comparten problemáticas similares.

Los ménage à trois en cambio les han dado más de un disgusto. Editoriales egoístas que han recelado de las bibliotecas, o administraciones fulleras que se resisten a pagar a tiempo. De ahí que no sonara raro que en más de uno de los artículos que integraban ese número 16 de la revista: se incidiese en la valentía que demostraban aquellos que, aún en estos tiempos, se lanzan a la aventura de abrir una librería. Y como mirar los toros desde la barrera no es una opción cuando de apostar por la cultura se trata: el jueves 21 de marzo de 2017, en pleno corazón del madrileño barrio de Malasaña, emprendía su vuelo Ciento volando, la que ya alguno ha denominado “la librería de las bibliotecas”.

 

 

Que esto tiene aires de publirreportaje no lo vamos a ocultar: pero siempre hay formas y formas para contar las cosas. Podríamos incidir en que es una librería que cuenta con un personal altamente cualificado, que aspira a servir a bibliotecas, pero por supuesto también a clientes de a pie, que incluirá un variada programación de actividades y eventos (sí eventos, antes eran actos, pero ahora son eventos) que atraigan a todo tipo de público.  Pero sería un panegírico que, por atractivo que suene, no resulta tan determinante como el juicio de uno de sus primeros clientes.

 

 

Su nombre es Nico y tiene 12 años. Su afición al fútbol le ha llevado a guardar obligadamente banquillo durante algunas semanas por culpa de una clavícula rota. Afortunadamente el grueso tercer volumen de las Memorias de Idhún de Laura Gallego, que le compraron en la flamante librería, le servirá para sobrellevar la lesión mucho mejor.

Fue él, quien al leer el nombre de la librería en el envoltorio de su regalo de cumpleaños exclamó: ¡qué buen nombre! Y si lo dice un joven de 12 años que apunta, además de habilidades futbolísticas, la promesa de ser un buen lector: ¿quién es capaz de contradecir al futuro?

 

El Nido de lecturas a las puertas de la Biblioteca de Cleveland

 

El último Nobel de Literatura cantaba que la respuesta estaba en el viento; y visto en perspectiva puede que el poliamor cultural ya estuviera en el aire hace tiempo.

En 2013 el artista estadounidense Mark Reigelman instaló a las puertas de la biblioteca pública de Cleveland su obra Nido de lecturas: una enorme estructura de maderas que conformaba un impresionante nido que jugaba con la idea de la biblioteca como refugio.

La arquitecta de origen hindú Anupama Kundoo, cubrió una plaza de Barcelona con libros cazados en pleno vuelo en 2014.

Y tres años después abre sus puertas Ciento volando en Madrid. ¿Casualidad? No lo parece. Algo flotaba en el aire, y no era el amor, era el poliamor entre bibliotecas, librerías y lectores.

 

 

Ciento volando, cultura y más. C/ Divino Pastor. Malasaña (Madrid)

 

Desmontando el 2016

 

Si Facebook intentara hacer uno de esos resúmenes de lo que ha sido 2016 en este blog (lo sentimos Mark Zuckerberg) pero no daría ni una. Probablemente lo único sobre lo que conseguiría dar una lejana pista es que la cosa va sobre cultura, así en general. Y es que a veces una (o cien) imágenes no alcanzan más que mil palabras, algo que una red que se llama Caralibro debería saber.

Probablemente el mejor resumen del blog en 2016 se condensa en la frase que lanzamos cual eslogan: Quien habla de bibliotecas termina hablando de todo. Y en ese todo debería acabarse la cosa. Pero como sabemos que lo propio es aprovechar el año nuevo para permitirse mirar 2 segundos atrás: no nos vamos a salir del redil. Bueno sólo un poco, lo justo para impartir un poco de justicia bloguera.

 

 

Y es que echar un vistazo al año que se fue (lo de reflexionar ya sería una excentricidad) te lleva forzosamente a celebrar los éxitos con rankings de los más visitados, de los posts más celebrados: en definitiva, de los best sellers del blog en el 2016, por entendernos rápido. Pero se supone que si algo pueden aportar las bibliotecas a esta época digital pasada de revoluciones: es el hecho de proteger lo minoritario, de mimar lo que la masa muchas veces ignora, de atender lo alternativo porque de ello puede surgir los mejores antídotos contra el pensamiento único.

“En estos tiempos, si queremos ser mayoritarios, debemos empezar por atender a las minorías”

destacábamos en el post (ganador) de Bibliotecas indies, bibliotecas mainstream, así que prediquemos con el ejemplo.

 

 

Los laureles (de momento) como post más visitado corresponden a La arruga es subversiva: bibliotecas para la tercera edad. No vamos a buscar razones del porqué unos posts lo petan y otros no; pero en este caso nos aventuramos a lanzar una: el impepinable hecho de que (más tarde más temprano y dando gracias) todos vamos a ser viejos. Y nosotros apostábamos por una vejez nada conformista con el estereotipo vigente.

 

 

Insolente, descarado, y nada discreto como correspondía al reto que planteábamos en el post: Biblioteca bizarra (#bibliobizarro) en poco más de una semana y pico ha trepado hasta el segundo puesto de lo más visitado. ¿Cómo puede ser que un post que reivindica lo kitsch, lo hortera, lo camp triunfe entre un gremio que guarda las esencias de la cultura en este mundo banalizado? Probablemente porque precisamente si algo aporta la cultura es la capacidad para apreciarlo todo y así disfrutar gracias al cúmulo de referencias y analogías que atesoras.

El ser disfrutones no implica en ningún caso perder de vista lo práctico. Por eso Tres herramientas para medir el impacto de la biblioteca se sitúa como el tercer post que completa el pódium de 2016. La vocación de confesionario/diván psicológico de este blog aupó a Trastorno bipolar bibliotecario en fase crítica a la categoría de blockbuster (así alternamos un poco los extranjerismos en la terminología del éxito: de la literatura al cine. Que en las bibliotecas del siglo XXI ya no se fomenta la lectura, se fomenta la cultura, así en general).

 

 

El abuso de la sinceridad para camuflar la simple mala educación es un signo de los tiempos que corren. Nada que ver con lo que hablábamos en Una verdad (bibliotecaria) incómoda, pero no podíamos más que plantear una cuestión que nos angustiaba: ¿y si las bibliotecas sí tienen futuro en esta nueva era, y son los bibliotecarios los que no lo tienen? Otro interrogante centraba también el asunto del siguiente post más visitado: ¿tiene sentido escribir un blog en una biblioteca a estas alturas? Para responderla nos tuvimos que poner experimentales y dejar un final abierto que aún sigue sin cerrarse en un…(post en obras).

El resto de best sellers/blockbusters o como quieran llamarse, se ocuparon de asuntos igualmente candentes: libertad de expresión en bibliotecas y de los bibliotecarios como los acróbatas del tejuelo, del deseo de un app para ligar “culturalmente” en la biblioteca, o de la relación entre amas de casa y bibliotecas como muestra de un feminismo que definíamos como de gran almacén.

 

 

Pero marginemos a todos estos acaparadores de éxitos estadísticos, y centrémonos en los sleepers (por seguir incordiando con anglicismos) que es como definen en el mundo del cine a aquellas películas a las que no se les dispensa una gran acogida en el momento de su estreno, pero que poco a poco, van creciendo y ganando adeptos. Los posts indies si se quiere, o simplemente los que poseen personalidad propia y no dependen de las masas, ni buscaban el aplauso fácil.

No se puede decir que Posverdades bibliotecarias fuera poco celebrado, no sería cierto. Fue algo oportunista (¿quién no lo es en el mundo digital?) a la hora de trasladar la palabra de moda al mundo bibliotecario, pero lo hizo con una buena intención: montar una crónica de lo más sui géneris sobre el VIII Congreso de Bibliotecas Públicas. Como sosteníamos en el post:

“A las bibliotecas les corresponde buscar la genealogía de nuestro presente […] la verdad os hará libres, la posverdad os hará esclavos”

 

 

Tal vez los post que quedaron más relegados fueron dos: Supermercados de la cultura: oferta del día en ideas propias, y Golpe de estado cultural en marcha. No son los que menos visitas acumulan, pero para los asuntos que trataban (las estrategias que las bibliotecas han copiado a las grandes superficies, y el germen de una revolución cultural en ciernes) partían con vocación de ser algo más mediáticos.

Léeme, soy community manager (DJ bibliotecarios en el filo) está injustamente dentro de este pelotón, porque fue de lo más visitados, pero los que vinieron detrás le fueron sobrepasando, y le hicieron pasarse a lo alternativo. En cambio otros que nacieron con vocación orgullosamente indie fue el que se centró en indagar en lo genuinamente typical spanish en el mundo de las bibliotecas (Biblioteca yé-yé) o el dedicado a personas transgénero que ejercen su activismo y su profesión desde bibliotecas; o Testosterona y bibliotecas, toda una reflexión sobre si el hecho de ser hombre dificulta el amor por la lectura en nuestros días; o el que bajo el título de Egobiblio, narcisismo y bibliotecas en la era selfie, abordábamos el fenómeno booktubers y la brecha generacional entre otros asuntos.

 

 

En definitiva, como decíamos en Rashomon bibliotecario: busque, compare y si encuentra algo mejor léalo. Que el resultado sea mainstream o minoritario no podemos saberlo. Lo seguro es que no vamos a formular ningún falso propósito de enmienda para 2017. Como le dice el escorpión a la rana que le estaba ayudando a cruzar el río mientras se ahogan: “no he tenido elección, es mi naturaleza“.

 

El tiempo en nuestras manos

harold-lloyd-in-safety-last

Harold Lloyd con el tiempo en sus manos en 1923, y así estamos un siglo después, más colgados que nunca del reloj.

 

En la isla canaria de La Palma hay un túnel que los palmeros bautizaron como el tunel del tiempo. Y no, no tiene nada que ver con H.G. Wells sino más bien con la peculiar climatología isleña. Dado el microclima del archipiélago accedes al túnel en un día soleado y de cielos azules, y tras recorrer los escasos metros que lo forman: te encuentras en un  día nublado y lluvioso. Pues bien, en algún punto de ese túnel es donde tienen que situarse las bibliotecas hoy día.

Y desde ese lugar impreciso del tránsito ¿qué es lo más valioso que las bibliotecas pueden ofrecer al público? Algo obvio una vez dicho lo anterior: simplemente tiempo.

En la web BingeClock te ofrecen la posibilidad de saber exactamente cuánto tiempo de tu vida vas a invertir cuando decides ver una serie completa. Por ejemplo, y hablando de series ya finiquitadas, la clásica Los Soprano supone una inversión de 3 días y 14 horas para completarla de un tirón, The wire supone 2 días y 12 horas y Breaking bad 2 días y 14 horas. Francamente en estos tres casos, es tiempo aprovechado. Aunque esto de cronometrarnos hasta el ocio empieza a resultar de lo más agobiante.

 

85c29966f5ca4ab35b13886166a920d7

La Tardis de la serie Doctor Who, un clásico de la ciencia ficción sobre viajes temporales de la televisión británica, que cada vez tiene más predicamento entre fans españoles. A más de uno le gustaría una tardis para remediar lo del Brexit.

 

7d6e149dd2cd9a80851d83553058885b

La cubierta desgastada y avejentada de este ejemplar de Momo de Ende es la mejor medalla que puede colgarse una biblioteca.

Javier Marías, en su columna de El País Semanal de hace una semana, hablaba de la diferente percepción del tiempo de cuando él era joven en comparación con la actualidad. Cualquiera que no sea un niño, sabe que los años no pasan igual según la década vital en la que estés instalado; pero la modernidad ha conseguido el prodigio de igualarnos a todos con un ritmo que supera generaciones. Y ese ritmo es cada vez más de vértigo.

Lo sentimos por Momo (y sobre todo por nosotros) pero la protagonista del libro de Michael Ende no consiguió su cometido, y los ladrones de tiempo con sus gadgets, redes sociales y demás distracciones han ganado la partida y nos han robado el tiempo. El eslogan de la primera ola digital era la información es poder, pero ya ha caducado. El tiempo es lo más valioso, lo más deseado y lo más escaso. Por eso cualquier servicio público (o privado) que aspire a sobrevivir a esta revolución digital lo primero que tiene que ofrecer a sus clientes es tiempo.

 

 

Y ¿cómo se ofrece tiempo a los usuarios de las bibliotecas? No difiere mucho de cualquier otro servicio, simplemente facilitándoles la vida con productos que les sirvan para gestionar mejor su ocio y formación:

in_time-139117348-large

En la película In time (2011)  los ricos poseen la fórmula contra el envejecimiento. Si los pobres quieren sobrevivir tendrán que ganarse el tiempo o morir. Lástima que una premisa tan interesante se desperdiciara en una película mediocre.

si hay un sector de usuarios que vive con angustia el paso del tiempo pese a ser jóvenes, esos son los estudiantes. El calendario del curso les obliga a administrar bien su tiempo si quieren obtener resultados.

Mucho se habla de los adolescentes como público dificil de atraer a la biblioteca, ¿pero qué hacen las bibliotecas con los que acuden en masa sin necesidad de atraerlos, pero a los que la oferta de la biblioteca (más allá de climatización, mesas y sillas) les importa bien poco? Ofertar cursillos rápidos de técnicas de estudio podría ser una manera de venderles la biblioteca mientras les proporcionas herramientas prácticas para lograr sus objetivos.

Y no se trata de sustituir a las instituciones docentes pero la labor complementaria de las bibliotecas puede ser esencial. Por ejemplo, en la biblioteca pública de Elmhurst (Illinois) los estudiantes con carné de biblioteca pueden obtener ayuda en línea desde la biblioteca para hacer los deberes.

advanced-style-documentary-netflix

Las chicas de Advanced style, genio y figura hasta…donde sea

– en el otro extremo de esa gestión del tiempo estarían los jubilados. Sí, esos de los que hablábamos en La arruga es subversiva. Allí repasábamos algunas de las iniciativas bibliotecarias para este sector de población que en pocos años será el más numeroso. En las bibliotecas públicas de la ciudad de Spokane, en Washington, también lo saben y han convertido a sus bibliotecas en auténticos centros de recursos no sólo para mayores, sino para toda la familia.

La sociedad occidental ha perdido la relación con un hecho tan ineludible como es la muerte. Es el último asunto del que se quiere hablar, y sólo intrépidos como Jon Sistiaga se atreven a afrontarlo en los medios en su programa Tabú. Por eso es tan valiosa una programación como la de esta biblioteca estadounidense que bajo el nombre de Levantando el velo de la planificación senior, ayuda a prepararse para la inevitable decadencia. Desde cuestiones financieras, a adaptaciones del hogar para las limitaciones físicas de la edad, asesoramiento a familiares que cuidan a ancianos, pasando por gestión de ayudas o cómo preparar psicológicamente el inevitable fin.

 

volver1

La escena del velatorio en Volver (2006) o convivir con la muerte como algo que forma parte de la vida.

 

– dando otro salto temporal nos situamos en la infancia. Uno de los deseos paternos más recurrentes en nuestros días es el de conseguir que los niños tengan una experiencia del tiempo similar a la que ellos tuvieron en su infancia. El reciente libro-juego Juegos de ayer y hoy aspira a servir de guía para que los niños recuperen la experiencia de juegos anteriores a la era digital que todo lo invade. Sus autores, los editores Eva María Rodríguez y Agustín Fernández-Tresguerres, lo recomiendan para bibliotecas y centros educativos; y ojalá que consigan su objetivo. ¿Conseguirá el brillo de las canicas contrarrestar aunque sea un poco el brillo deslumbrante de las pantallas?

 

00604-juegos-con-canicas-el-globo

 

– pero más allá de necesidades generacionales, hay productos que se pueden desarrollar desde una biblioteca y que nos sirven a todos para gestionar mejor nuestro tiempo. Precisamente el viernes 8 de octubre se lanzó la plataforma de préstamo online de audiovisuales eFilm, un proyecto desarrollado por Infobibliotecas que promete dar mucho que hablar.

La biblioteca pública de Torrelodones es la primera en estrenar este servicio que a semejanza de plataformas de streaming multimedia comerciales, ofrece la posibilidad de disfrutar del cine en casa gracias a ser socio de una biblioteca. Viene a sumarse a la posibilidad también de prestarse libros digitales de que disponen ya todas las bibliotecas en nuestro país. Visitar la biblioteca físicamente para acceder a sus documentos ya es sólo una opción. El concepto de biblioteca pública mutando a cada paso, y de este modo, adaptándose a la gestión del tiempo de cada uno.

 

oooo

La estupenda serie El Ministerio del Tiempo que tanto juego ha dado para dar a conocer los fondos de la BNE a través de las redes, en eFilm.

 

Según las últimas investigaciones Einstein, una vez más, tenía razón. Los experimentos realizados en un acelerador de partículas alemán confirmaron que el tiempo se mueve más lento en un reloj en movimiento que en uno fijo. Y las bibliotecas no paran de moverse, ahora sólo falta que el tiempo se dilate lo suficiente como para que los usuarios se den cuenta de que siguen mereciendo la pena.

Precisamente en África, donde el tiempo fluye de manera muy distinta a Europa, las bibliotecas revalidan su importancia gracias al ciclo de la vida. La implantación de las bibliotecas de semillas, que nacieron en los Estados Unidos, están consiguiendo que los agricultores de países como Costa de Marfil puedan diversificar y preservar los cultivos autóctonos.

 

treichville-abidjan

Detalle de la ‘semillateca’ de Treichville en Abidjan (Costa de Marfil)

 

Las semillas modificadas genéticamente se han ido implantado por tierras africanas marginando los cultivos que desde siempre habían protagonizado la agricultura local. Las bibliotecas, conservando y facilitando el trueque de semillas, permiten que la idiosincrasia agrícola no termine por perderse irremediablemente. Al mismo tiempo, proveen a los agricultores de libros que les ayudan a formarse y mejorar sus cultivos.

planteraonwhite¿Cabe mejor metáfora del paso del tiempo que el proceso de plantar una semilla, y cuidarla hasta que germine? En nuestro país la Biblioteca de semillas de la Universidad Politécnica de Cataluña ha importado con éxito esta idea. Ahora falta que se extienda y siga implantándose en bibliotecas públicas.

¿No sería fantástico “prestar” semillas acompañadas de una selección cuidada de libros, películas, música, cómics… que acompañasen el proceso de germinación? Abono para mentes, abono para semillas: el servicio bibliotecario definitivo para aprender a gestionar nuestro tiempo de manera más acorde con nuestro ciclo vital.

 

Léeme, soy community manager (DJ bibliotecarios en el filo)

F*** me, I’m famous con este eslogan el DJ David Guetta ha creado un imperio. Se trata de un mantra que condensa a la perfección el histérico culto a la celebridad que satura a los medios. Y si bien, al hablar de profesiones proclives a estar en el candelabro, los bibliotecarios no parecen ser una de ellas: bajo una de sus nuevas identidades, la de community manager: sí que aspiran a popularizar su trabajo entre su público al igual que lo haría un DJ. Léeme, soy community manager, si bien despoja de impacto a la proposición del francés, da una imagen más selectiva del gremio en esto de postularse como objetos de deseo. Sería un lema para la figura del DJ’s bibliotecario, una nueva especie profesional que ya está tardando mucho en definirse.

Por esbozar algo, se trataría de algo así como un bibliotecario referencista salido de madre. Entre sus funciones estaría la de crear productos que atrajesen por establecer conexiones y estimular sensaciones entre los lectores-oyentes-espectadores-internautas asiduos de la biblioteca (a ser posible evitando la estética algo hortera de Guetta).

642538235_fame20logo

Una dieta a base de Me gusta, Compartir, retuits y atención a las estadísticas de Google Analitycs como si de programadores cardiacos de realities televisivos se tratara: es del todo desaconsejable, pero a la par inevitable. “La fama cuesta y aquí es donde vais a empezar a pagar”, que advertía la profesora en la serie de los 80, Fama; y donde tendrían que empezar a pagar por esa “fama” los bibliotecarios y faunas similares: debería ser en las facultades en las que se cursan los grados en documentación.

En Perfiles profesionales del Sistema Bibliotecario Español se relacionan las aptitudes propias del bibliotecario metido a faenas de web social: dominio de las redes sociales, destrezas tecnológicas, capacidad de comunicación, empatía, etc… Todo un abanico de habilidades personales y profesionales en el que faltaría incidir en lo que da sentido a todo eso: la creación de contenidos.

84ddbd4f0b527b6319f212597da1212e

¿Para cuándo un curso CCC de community manager para bibliotecarios?

En Cultura Mainstream, el sociólogo y periodista Frédéric Martel dejaba claro que la guerra actual en las industrias culturales a nivel mundial, era una guerra por los contenidos; y se da la paradoja de que lo que genera esos contenidos (que tantos beneficios reportan a la economía de los países) proviene de las cada vez más arrinconadas Humanidades.

Precisamente, hace poco el filósofo y escritor Emilio Lledó reivindicando “lo inútil” en una entrevista en El Mundo, se preguntaba:

¿por qué una universidad privada española hace propaganda garantizando las salidas profesionales de los alumnos? Lo exclusivamente utilitario aniquila mentalmente a los estudiantes.

Trump

Juego de palabras a costa del águila símbolo americano y el tupé de Donald Trump

Un debate éste, el de lo útil y lo inútil según la lógica implacable del neoliberalismo, que esta crisis ha servido para afianzar: y que a poco que se fije uno, hace aguas por todas partes.

Por seguir en la crónica de actualidad, en los Estados Unidos, el candidato republicano Marco Rubio declaraba en pleno debate de primarias que Estados Unidos necesitaba más obreros y menos filósofos. Sin duda, ese ha sido el motivo por el que sus votantes han preferido la filosofía de Donald Trump. El discurso de Rubio viene a sumarse al movimiento por acabar con los estudios de Humanidades que propugnan muchos de sus correligionarios (en Kentucky ya piden que los estudiantes de literatura no reciban ayudas del estado para ir a la universidad).

No sabemos si Sheldon Cooper, el popular científico de la serie The Big bang theory, votará a los republicanos, pero está claro que estaría totalmente de acuerdo. Su mente no está hecha para la poesía, sólo para teoremas y fórmulas matemáticas; y sin duda sus conexiones neuronales sufrirían un cortocircuito ante las recientes declaraciones de Edward Guiliano, presidente del Instituto de Tecnología de Nueva York sobre la necesidad de “humanizar las ciencias”.

tumblr_meam00msDC1rlp47to1_500

Sheldon Cooper y su horror ante las humanidades

Unas declaraciones que vienen a sumarse a las predicciones del Foro Económico Mundial de Davos sobre el mundo laboral que están configurando las nuevas tecnologías. Según este organismo no precisamente amante de la poesía: lo más preciado en el nuevo panorama será el pensamiento crítico y la creatividad. Algo que sin la filosofía, el arte, la literatura, el cine o la música es francamente difícil de alcanzar.

Visto lo visto, ¿a qué esquizofrenia cultural nos está empujando tanto mensaje contradictorio?

En los planes de estudio de los grados de documentación, aparte de las técnicas propias de la profesión: ¿no se debería hacer incidencia en la historia de la literatura, la música, el cine, el cómic, el arte…? Si algo pueden aportar las bibliotecas a las deficiencias de un sistema educativo que ningunea cada vez más a las humanidades: son precisamente productos culturales que cubran esos déficits, ser garantes de la democracia, y “vender” la cultura a jóvenes (y no tan jóvenes) que no saben/pueden llegar a todo lo que les podría gustar.PACK

Ninguna otra institución cultural, como la biblioteca pública, está tan capacitada para hablar de todo; porque todo le concierne. En los museos o filmotecas se refugian las artes plásticas o el cine; pero las bibliotecas lo abarcan todo. ¿Se trata de reclamar un perfil erudito al profesional bibliotecario? No. Se trata de incluir tanto en los planes de estudio, como en los planes de formación de las administraciones: acciones formativas que sirvan para dar contenido cultural a tanta tecnología.

¿Se pueden concebir bibliotecarios a los que no les interese leer, ni la música, ni el cine, ni las artes; y que actúen como simples dependientes de documentos?, ¿puede permitirse alguien que trabaja en una institución cultural no estar al tanto de las nuevas tendencias?, ¿es realista pedir algo así cuando muchas plantillas se cubren con categorías profesionales que nada tienen que ver con la cultura?

genoves-2Por eso, precisamente la revista Infobibliotecas [inciso de publicidad nada subliminal] es una revista orientada a las bibliotecas, pero ante todo es una revista cultural integrada con el resto de publicaciones culturales en ARCE. Los bibliotecarios son profesionales de la cultura, y de poco servirán la CDU, las RDA y el dominio de las mil tecnologías que puedan surgir, si pierden de vista lo esencial: ser intermediarios entre la inflación de ofertas culturales y los ciudadanos.

Cosmology_metalocus_08-1024-2

Pablo Genovés y sus montajes fotográficos de apocalipsis cultural

1507-1El ensayo Piensa como un artista de Will Gompertz (autor del delicioso ¿Qué estás mirando? 150 años de arte moderno en un abrir y cerrar de ojos), soslayando con habilidad la autoayuda: proporciona muchos ejemplos de creadores que sirven para masajearnos las neuronas sea cual sea nuestra profesión, e intentar afrontar nuestros trabajos con una mirada más fresca.

En el último capítulo, Gompertz nos habla de Bob y Roberta Smith, los seudónimos de un pintor británico que creó su cuadro: All Schools Should be Art Schools (Todas las escuelas deberían ser escuelas de arte) para lanzar su Partido de las Artes, un grupo de presión de artistas preocupados por la paulatina desaparición de las artes y el diseño en el sistema educativo británico (“en las escuelas de arte se enseña cómo pensar, en lugar de qué pensar”).

Untitled-1

“Todas las escuelas deberían ser escuelas de arte” de Bob y Roberta Smith

Desde este punto de vista, la mala fama de la tan cacareada procrastinación se transforma en positiva cuando hablamos de creatividad.  La cantidad de información inútil consumida vía televisión, vídeos, libros, cómics, revistas cuyo exceso de consumo muchas veces desespera a educadores y padres: puede transformarse en un discurso propio, adaptado al medio digital, en el que lo único que va a conseguir destacar, por encima del ruido, será la creatividad. Como decía el personaje de Antonio Resines en una comedia al respecto de niños y televisión (sustitúyase ahora por Internet):

“a los que son inteligentes les hace más inteligentes, y a los que son tontos les hace más tontos.”

banksy-tv-bomb

Obra de Banksy

Tal vez así, podamos ahuyentar los augurios con que diagnostican nuestra época las fascinantes composiciones fotográficas de  Pablo Genovés o los grafitis del misterioso Banksy: y reconvertidos en DJ, los bibliotecarios aúpen al Top Ten de las listas remezclas de temas como el I’m reading a book del showman Julian Smith.

Los 5 posts más leídos de Infobibliotecas en 2015 (y una “extra ball”)

Ya sabéis lo mucho que se tira de listas de “lo más…” cuando se acaba un año. Es una necesidad de lo más humana eso de mirar hacia atrás y repasar lo que mejor se nos ha dado, y a veces también lo que peor. En este último año de andadura de nuestro blog hemos intentado ser más útiles que nunca y aportar a los debates las ideas y las buenas iniciativas que se están impulsando en el ecosistema bibliotecario dentro y fuera de nuestras fronteras. Os dejamos directamente con lo más leído y compartido en las redes sociales del Blog de Infobibliotecas.

#1: Memoria de grandes mujeres bibliotecarias.

La American Library Association (ALA) retomaba en 2015 una iniciativa que nos encanta: “Las mujeres en la historia de las bibliotecas”, una convocatoria pública para recuperar la historia de mujeres que han hecho una contribución importante y duradera a la biblioteconomía o a la biblioteca del barrio o de la ciudad, sean o no sean bibliotecarias. ¿Podríamos hacer lo mismo aquí? La Biblioteca Nacional en las redes sociales dijo que se lo estaba pensando…

Mujeresbibliotecarias_bibliobus

#2: Bibliotecas y desarrollo sostenible II: las bibliotecas escolares, infantiles y juveniles.

Segunda entrega del resumen de la consulta realizada por la IFLA a sus secciones para dar visibilidad a ejemplos de buenas prácticas y recomendaciones para impulsar la relación entre bibliotecas y desarrollo sostenible. Porque las bibliotecas escolares, infantiles y juveniles representan uno pilares fundamentales en la aportación de las bibliotecas al desarrollo y el bienestar de las personas.

bibliotecaEscolar_cartel

#3: Más que libros: tendencias en servicios bibliotecarios para niños y jóvenes.

En este post os hablamos de recursos para ayudar a las bibliotecas a cumplir los estándares básicos en sus servicios para niños y jóvenes, y de algunas ideas clave para hacer las bibliotecas más atractivas para ellos.

ServiciosNiños-Impresora3D

#4: Recordatorio: las bibliotecas como espacios de trabajo.

En el centro del proceso de diseño de las nuevas bibliotecas – las “catedrales” de nuestro tiempo, según el arquitecto Luís Arranz (siempre con permiso de los estadios de fútbol)-, está el usuario, y así debe ser. Y si los usuarios son lo primero, ¿quién debe estar en el segundo lugar, muy cerca de ellos? Lo has acertado: los bibliotecarios. Porque demasiado a menudo olvidamos pensar las bibliotecas como espacios de trabajo.

Espacioparabibliotecarios_HuntLibrary

#5: Tatuaje bibliotecario: orgullo de biblioteca a flor de piel.

Vencidos y cautivos por ese estado de evolución humana superior que es ser un hipster, indagamos sobre lo que se lleva en materia de tatuaje bibliotecario. Porque donde esté mostrar el orgullo bibliotecario a flor de piel que se mueran los clásicos (del tatuaje).

Tatubibliotecario-orgullo

“Extra ball”: Los Simpson, las bibliotecas y los libros ¡Mooola!

En realidad, este post debería figurar en el puesto número dos de la lista, pero como es precisamente la entrada con la que inauguramos el año, y una de nuestras preferidas, a modo de re-regalo, aquí os dejamos con la visión de las bibliotecas y los libros de esa gran referencia de la cultura popular de las últimas décadas: Los Simpson.

SimpsonLisapilalibros

Os agradecemos en el alma que nos hayáis seguido durante todo este año en este intento de hacer crecer la profesión bibliotecaria. Para nosotros este trabajo solo tiene sentido si estáis ahí para leerlo y comentarlo. ¡Gracias y feliz 2016!

Festivales, relax y mundos bibliotecarios, en el nuevo número de Infobibliotecas

Festivales de teatro clásico, de fotografía, de jazz, de rock en cualquiera de sus modalidades, de gastronomía, de literatura… En verano cierran, lamentablemente, muchas bibliotecas pero la cultura está en la calle y se celebra. A estas fiestas-festivales dedica el tema principal el último número de la revista Infobibliotecas que estará empezando a llegar a vuestras manos. Aquí os adelantamos algunos de los contenidos.

REvistaPortada13Para hacernos una idea del fenómeno festivales, empezamos con algunas cifras: solo en Cataluña se celebran 360 festivales de música cada año, casi uno por día, con 1,5 millones de espectadores que dejan 300 millones de euros. Con el éxito de los festivales culturales se ha demostrado algo: que la cultura popular puede ser una herramienta de atracción turística de primer nivel, y ya sabemos cómo se anhela desde las administraciones públicas de este país cualquier palanca que pueda hacer llegar visitantes y hablar de forma casi inmediata del dinero que tales visitas han dejado en la ciudad. Lo de que sea cultural, en sí, perece secundario. Lo que importa es el lado crematístico de la historia.

Haciendo un inciso aparte del tema que aborda la revista, esto nos recuerda, en el fondo, a las partidas dedicadas a la cultura en los recién presentados Presupuestos Generales del Estado, con las bibliotecas un año más relegadas a cifras ridículas porque parece ser que ni son Marca España ni los responables políticos son capaces de ver el impacto social, económico y cultural que tienen. En este artículo publicado en Voz Populi lo explica muy bien Karina Sainz Borgo.

Volviendo a lo que nos cuenta la revista, podréis leer cómo están colaborando las bibliotecas en algunos festivales importantes, como el Hay Festival o PhotoEspaña, y podréis degustar un interesantísimo análisis del profesor Héctor Fouce sobre los festivales como casi una representación perfecta de la cultura de hoy, cultura como experiencia social, casi como lo era en las plazas medievales solo que ahora, además, se comparte en las redes antes y después. Por último, y sobre el tema central, seleccionan para nosotros los mejores festivales por temas, y nos guían sobre cómo sobrevivir a ellos.

Relax bibliotecario

RelaxbibliotecarioY hablando de sobrevivir, en otro de los reportajes de la revista, esta que escribe este blog os habla de cómo salir indemnes de todo un año de trabajo, es decir, cómo llegar a las semanas previas a las vacaciones con algo más que el último aliento. La profesión de bibliotecario, digan lo que digan los clichés, es estresante, y así lo demuestran algunos estudios de los que os hablamos. Eso de la multitarea, la monotonía, las dificultades del trato con el público, el espacio físico de trabajo, la falta de participación en la toma de decisiones, la necesidad de justificar tu profesión… hay muchos factores que generan ansiedad, pero también muchas formas de sobrevivir a ella.

En la mano de cada uno de nosotros están herramientas como la práctica de técnicas de relajación o el mindfulness, que aunque parezca ahora nada más que una moda, tiene mucho potencial para ayudarnos. Pero también hablamos de formas de organizar el trabajo y las relaciones laborales que ayudan a que todos trabajemos más y seamos más felices haciéndolo.

Entrevistas

Alicia Sellés, presidenta del Col·legi Oficial de Bibliotecaris i Documentalistes de la Comunitat Valenciana (COBDCV) y recién elegida vocal del consejo ejecutivo de EBLIDA, nos cuenta mucho sobre lo que quieren hacer esta institución que da voz a las bibliotecas en Europa, en cuestiones como el acceso a la lectura digital, la propiedad intelectual y el fortalecimiento de las asociaciones, una de las cuestiones en las que más trabaja desde hace tiempo. Y nos plantea un reto: desarrollar el “liderazgo profesional” de bibliotecarios y documentalistas en áreas en las que hasta ahora no están presentes pero en las que tienen mucho que aportar como las relacionadas con la transparencia -tan en el discurso político y mediático en estos tiempos, aunque sea en versión descafeinada-, y el sector educativo, para10.

EscuelasPiasTambién hablamos con Íñigo Tejera sobre la impresionante Biblioteca de las Escuelas Pías, situadas en el -antes castizo, ahora multicultural, según los cronistas-, barrio de Lavapiés, de Madrid, una biblioteca con truculenta historia como pocas. Conversamos también con Andreu Jaume, traductor y editor de Clásicos de la editorial Penguin Classics, que acaba de lanzar colección en castellano.

portada_PatriciaLunaCon la periodista Isabel García-Zarza y la directora de la revista Infobibliotecas, Silvia Oviaño, nos acercamos a una estupenda lectura de verano, “Quién es Patricia Luna“, una novela escrita a cuatro manos por estas dos estupendas mujeres que cuestiona, con mucho humor y mucha acción, el modelo de conducta femenina que nos presentan alguna que otra trilogía erótica para mujeres. Dicen en esta entrevista, clarividentes, que este “mal llamado porno para mamás parece estar escrito por un contubernio conservador“. Amén.

Y para llenarnos de palabra e ideas hermosas, el escritor Manuel Rivas nos habla de los cambios sociales que han empezado a surgir desde la calle, de que la Transición no es el fin de la historia, de cómo los humanos, como los animales, “huimos de los sitios llenos de malas hierbas, de los malvados sitios tristes en busca de lugares mejores”. Nos habla de la conexión de los libros con la naturaleza y recuerda que éstos son “la entrada a una cámara secreta”. De las bibliotecas habla como lugares en movimiento, como talleres, como “un buen lugar para estar frente a tantos no lugares de nuestras ciudades”.

En nuestros refugios en forma de bibliotecas hay muchas puertas a otros mundos. De muchos de ellos seguiremos hablando en éste y otros números de Infobibliotecas. ¡Os esperamos!

(Si aún no recibís la revista, podéis subscribiros llamando al 908 090 806 o escribiéndonos a info@infobibliotecas.com)

Inauguramos la Infollibreria en la Filmoteca de Catalunya “para todos los públicos”

Sí amigos, en Infobibliotecas hemos dado el gran paso y hemos saltado al otro lado del mostrador para montar la Infollibreria. Nos hemos sumergido en un reto apasionante y lo hacemos en el corazón de Barcelona, en el barrio del Raval, en uno de esos sitios que adoramos, una filmoteca, en la de Catalunya. Después de tener que cambiar de fecha para no hacer sombra (jeje) al pobre de Ken Follet (que presenta su último libro en la capital catalana el día 1), la inauguración tendrá lugar este jueves 2 de octubre a las 20 horas en la Plaça Salvador Seguí, delante mismo de la Filmoteca y el acto, con ágape incluido, está abierto a todos los públicos. Como la misma Infollibreria; aquí os la presentamos.

Infollibreria3Se trata de un pequeño espacio en el que ponemos a disposición de todos los cinéfilos que vivan o pasen por Barcelona una buena colección de DVD y libros sobre cine, cerca de 3.000 títulos que abarcan desde todo lo escrito por estudiosos y divulgadores sobre el Séptimo Arte hasta lo que el cine ha tomado prestado de la literatura, el cómic, etc. Como detalle especial, dentro de las obras literarias a partir de las cuales se ha hecho cine encontraréis fichas explicando esa conexión.

Infollibreria2También podrán encontrarse siempre novedades en primicia. Estos días, por ejemplo, podréis haceros con nuevas ediciones de la “Historia del cine” de Romá Gubern, y con el libro-instalación Roll-Up “Todo sobre Barcelona” de Jaume Vidal y Pep Brocal. Y otro dato importante en este proyecto: para nosotros, como siempre, es esencial que la cultura esté al alcance de todos, y esto incluye todos los bolsillos. Por eso tenemos la sección una sección de Precios de Cine, con una selección de libros a 3€ , películas a 2,5€ y cómics a 2€. ¿Cómo os quedáis?

“Será como una especie de rincón del tesoro”, nos cuenta Chantal, la responsable de la Infollibreria. “Hay espacios en los que te puedes tirar todo el tiempo del mundo rebuscando para encontrar auténticas joyas a buenos precios y puedes sentarse en un par de auténticas butacas de cine (cedidas por Figueras International Seating, ¡gracias!) a hojear y ojear los libros. También podrás pedir lo que necesites porque siempre habrá alguien que te dedique tiempo y te ayude a buscarlo. Y, si no está lo que quieres, lo pediremos, porque lo que pretendemos es ofrecer un servicio a la carta y al alcance de todos”, añade. ¡Ah, y hay también una especie de photocall, por si tienes uno de esos días en los que necesitas sentirte como una estrella… Resumiendo: tenemos una oferta que no podrás rechazar…

Y para los que no conocéis todo lo que puedes encontrar alrededor de la Infollibreria -lo que te ofrece la Filmoteca de Catalunya-, aquí tenéis una visita virtual a la misma. Esperamos veros en la inauguración y que disfrutéis de la librería tanto como nosotros estamos disfrutando poniendo en marcha este proyecto. Benvinguts i benvingudes!

(La Infollibreria abrirá sus puertas coincidiendo con los horarios de exhibición de películas en la Filmoteca, cada día de martes a domingo media hora antes del inicio de la primera sesión y hasta que los cinéfilos hayan accedido a las salas para el último pase).

¡Nos vemos en la FIL!

FIL2012Como ya ocurrió el año pasado, la revista Infobibliotecas ha viajado a Guadalajara (México) a la Feria Internacional del Libro (FIL), el encuentro literario y editorial más importante del mundo de habla hispana. Podréis encontrar nuestra publicación en el stand de la Arce (Asociación de Revistas Culturales de España). Y si os apetece venir a conocer más de cerca a parte del equipo de la revista, podréis encontraros con Celso Figueroa, editor de Infobibliotecas, hoy miércoles 4 de diciembre a las 10.30 h, hora local.

Lo que somos

En la sociedad de la información, la biblioteca de nuestros días aspira no solo a prestar libros, discos y películas, sino también a convertirse en nodo concentrador de información y en generador de una cultura en la que se impone la fusión de disciplinas, la mezcla de formatos y la transgresión de los géneros y las fronteras clásicos. Editada en papel y en formato digital, Infobibliotecas es la primera revista enfocada a la información sobre los centros de lectura, con una mirada transversal hacia toda manifestación cultural que tiene cabida en ellas: literatura, música, arte, cine, teatro, etc.

Dirigida a profesionales y usuarios, y elaborada por un equipo de periodistas expertos en información de la cultura, Infobibliotecas nace con el objetivo de defender la necesidad de las bibliotecas públicas como difusoras de una cultura universal, así como de generar un debate enriquecedor sobre su futuro.

Como muchos sabéis, Infobibliotecas es una revista joven que acaba de cumplir año y medio, pero en este corto espacio de tiempo ha crecido considerablemente en todos los aspectos; tenemos más lectores, más subscriptores, más publicidad, mayor relevancia en el ámbito cultural y en el entorno bibliotecario y ¡hasta más páginas! No queremos dejar de crecer, así que nuestros ojos están puestos también en Lationamérica, una región en la que las bibliotecas tienen un papel fundamental en el desarrollo, la cohesión y la conquista de un acceso a la cultura, la información y la formación igual para todos. Nos gustaría compartir experiencias, conocer y dar a conocer estos avances. Infobibliotecas es la revista de las bibliotecas públicas y queremos dar voz también a los centros de lectura en los países de habla hispana.

Ven a conocernos, será un placer presentarnos. El stand de ARCE, en el que nos encontrarás. está situado en el Pabellón Internacional, ii6. Os esperamos hoy miércoles 4 de diciembre a las 10.30 horas. ¡Será un gusto saludarnos!

Retomamos el blog, volvemos a conectar…

Los que nos seguís desde hace tiempo, habréis notado que en los últimos meses en Infobibliotecas andamos un poco revueltos, con un montón de ideas y proyectos cociéndose en nuestras cabezas, con muchas ganas de hablar más, debatir, proponer sobre los temas que nos apasionan y que compartimos con vosotros: las bibliotecas, los libros, la cultura en todas sus formas, tamaños y colores, el compromiso con el mundo que nos rodea y con la formación y educación de personas libres y felices…

Habéis sido testigos de ello con el lanzamiento y el crecimiento de la revista de Infobibliotecas -cuyo último número está en estos momentos en el horno y pronto tendréis en vuestras manos-, y, desde comienzos de este mes, con el relanzamiento de nuestra presencia en Twitter. De modo que, aunque seguimos creyendo en la letra impresa (buenos libros y buenas publicaciones que podemos acariciar, oler, arrugar, manchar…), no queremos perder de vista las inmensas posibilidades de comunicarnos, aprender, compartir y dialogar que ofrecen las redes sociales y otros inventos virtuales, como los blogs. Por eso volvemos, con muchas ganas, con todas las ganas del mundo.

Desde ya, cada semana compartiremos aquí información y recomendaciones sobre libros, música, DVD y juegos, pero también abordaremos temas de debate que sean de interés en el ámbito de la gestión de bibliotecas, de su presente y su futuro, de su lugar en nuestra sociedad como valiosísimo servicio público. Y hablaremos de tendencias culturales y educativas… y de los placeres de la vida, que también nos gustan, y mucho.

Nos gustaría que todo ello contribuyera a generar diálogo, a encontrarnos y conocernos mejor, a construir alternativas cuando algo no nos gusta, y a visibilizar todas esas cosas que nos hacen mejores. Por eso, todo lo aquí publicado estará abierto a vuestros comentarios, sugerencias, propuestas, añadidos, en el propio blog y desde nuestro Twitter. Os invitamos a seguirnos también en esa red. Allí somos (sí, lo habéis adivinado) @infobibliotecas.

Y nada más. ¡Bienvenidos y bienvenidas a este gran reestreno mundial! Contamos con vosotros para enriquecerlo y darle mucha vida.

¡Bienvenidos a Infobibliotecas!

Os damos la bienvenida a todo lector que quiera conocer una serie de recursos de carácter informativo y práctico para estar al corriente en las novedades de libros entre otras actividades que iremos colgando en la web a modo de que todos creamos este blog.