Anuario de Estadísticas Culturales 2015: el diablo está en las cifras

El Ministerio de Educación, Cultura y Deporte acaba de publicar este mes el Anuario de Estadísticas Culturales 2015 que reúne una selección de los datos más relevantes del sector de la cultura en España tomados de diferentes fuentes estadísticas. En él se puede encontrar desde información sobre el empleo y el gasto público en cultura, hasta los datos sobre el impacto de la cultura en la economía nacional, pasando por la recaudación en concepto de propiedad intelectual, hábitos culturales y un buen repaso a diferentes sectores, como las artes musicales y escénicas, “los asuntos taurinos” (así de eufemísticamente los denominan), y por supuesto, los archivos y bibliotecas. Repasaremos aquí algunos de los datos económicos que nos parecen más destacados, ¡ya veréis cómo nos lo vamos a pasar! Porque, parafraseando la expresión anglosajona, “el diablo están en las cifras”.

Anuariocultura2015_PerryMason

Gasto público y PIB

Es de lo más entretenido estudiar, aunque sólo sea ligeramente, los datos en gasto público en cultura porque son la prueba de cargo– en lenguaje Perry Mason- de lo que de verdad se está haciendo desde las instituciones con la cultura, lo que interesa y lo que no. Para empezar nos encontramos con que los últimos datos cerrados con las cifras aportadas por todas las Administraciones corresponden a 2013: en ese año, el Estado gastó 630 millones de euros en cultura, las Comunidades Autónomas 1.071 millones y las Administraciones Locales (excluidas las de Navarra y el País Vaso, de las que no hay datos) 2.300 millones de euros.

AnuarioCultura2015_Gasto

Pero lo interesante es poner esas cifras en contexto. En relación al gasto total de estas Administraciones, los porcentajes dan pena: el gasto en cultura por parte del Estado supone un 0,22% de sus gastos totales, y en las CC.AA es del 0,62%. En relación al PIB, esos pocos millones gastados en cultura representan unos ridículos 0,06% en 2013 y 0,07 en 2012 del PIB en el caso del gasto estatal, y, algo más, un 0,12 en 2012 y 0,10% en 2013 en el autonómico. El escándalo es ya total cuando se compara ese gasto público con lo que las actividades culturales aportan al PIB nacional: en 2012 fueron algo más de 26.000 millones de euros, o, lo que es lo mismo, un 2,5% del PIB. Está claro que se rentabilizan, pero que muy bien, las migajas que se gastan en cultura.

También podemos entretenernos con unas cuantas reglas de tres, comparando cómo se ha ido hundiendo el gasto en el tiempo: a nivel estatal, por ejemplo, ha caído desde los 1.135 millones de euros de 2009 hasta los 679 millones en 2014, un descenso del 34%, aunque es verdad que al pasado año el gasto aumentó ligeramente respecto a los 630 millones de 2013, un 7,7% para ser exactos.

Lo que se llevan las bibliotecas

Precisamente el último desglose del gasto estatal entre diferentes sectores culturales que ofrece el Anuario es del año 2013. Así, vemos que de esos 630 millones que invirtió el Estado, solo 43,7 fueron a parar a las bibliotecas (un 6,9% del total). Una inversión que no llega ni a la mitad de lo que se gastó, por ejemplo, en difusión cultural en el exterior del país, 93,7 millones de euros, es decir, un 14,8% del gasto total. Este dato por sí mismo dice mucho, pero si se compara además con lo que se invierte en patrimonio histórico y artístico está claro que el objetivo principal de los presupuestos de cultura del Estado es alimentar la máquina turística.

En el terreno del gasto autonómico, la situación es algo mejor, pero tampoco se vienen arriba. El gasto en bibliotecas en 2013 fue de 102,6 millones de euros, un 9,5% del gasto total de las CC.AA en cultura. Eso sí, el desequilibrio no es tan grande como en el ámbito estatal, porque aquí está el gasto más repartido entre diferentes sectores y actividades. Diez millones arriba o abajo, las bibliotecas están al nivel de lo que reciben los monumentos históricos, los museos, el teatro y las actividades de promoción y cooperación cultural. Algo es algo.

En las Administraciones Locales, la inversión en bibliotecas fue en 2013 de 264,7 millones de euros, un 11,5 % del gasto total en cultura. Aquí, comparando con otras partidas, se ve claramente que es una de las responsabilidades principales de Ayuntamientos, Diputaciones, Consejos y Cabildos, en materia de cultura. La partida para bibliotecas solo se ve superada por las dedicadas a fiestas populares (433,6 millones de euros) y por las dedicadas a promoción cultural y administración general de Cultura, que superan cada una de ellas -con holgura- los 500 millones de euros.

AnuarioCultura2015_bibliotecasPor la demás, las estadísticas que refleja el anuario respecto de las bibliotecas no son nada nuevo: se remontan a 2012, año en el que se registraban 6,835 bibliotecas en todo el país (14,6 bibliotecas por cada 100.000 habitantes), de las que el 61,6% son públicas, el 30,5% especializadas y el 4,2% son bibliotecas universitarias. Los usuarios inscritos en ese año alcanzaban los 20,4 millones de personas, y el número de visitas fue de 216,4 millones.

Os animamos a que os entretengáis un rato mirando y comparando cifras, porque seguro que nos aportan más de un argumento para defender la cultura y las bibliotecas. La intención declarada del Anuario de Estadísticas Culturales -que ya va por su undécima edición- es servir como “instrumento para conocer mejor el valor social de la cultura y su carácter como fuente generadora de riqueza y de desarrollo económico en la sociedad española”.

Ahora solo falta que los responsables de decidir presupuestos públicos tomen buena nota del valor de la cultura, y lo demuestren con hechos.

Bibliotecas: territorio adolescente para la creación

A estas alturas ya conoceréis, porque se han comentado mucho, hasta el último dato de la recién publicada Encuesta de Hábitos y Prácticas Culturales en España. No vamos a hacer un resumen de ella (aunque para más adelante esperamos tener alguna colaboración que nos aporte una visión de la evolución histórica de estas encuestas), sino que vamos a aprovechar un dato particular -el hecho de que el público de las bibliotecas sea mayoritariamente joven- para hablar de servicios bibliotecarios para adolescentes. Y es que hace poco nos topamos con esta infografía que creemos que resumía muy bien las tendencias en servicios que pueden hacer de las bibliotecas centros de creación atractivos para los más jóvenes.

Adolescentes_biblios_InfografiaResumiendo, lo que proponen en ella es hacer sitio en las bibliotecas para que los jóvenes puedan “explorar, crear y compartir”, y ofrecen algunas ideas de actividades básicas pero interesantes, sobre las que nosotros intentaremos aportar más cosas:

  • Programas informáticos: cursos de software, desde los paquetes de ofimática clásicos hasta algunos más avanzados como Creative Cloud, el conjunto de herramientas de Adobe (Photohop, Illustrator y muchos más) para cualquier actividad creativa que permite trabajar de forma colaborativa desde diferentes ordenadores y almacenar los trabajos en la nube.
  • Apps: explorad con los adolescentes aplicaciones y páginas web para la creación de memes, Gifs, o para la edición de vídeos; trabajad con ellos en el buen uso de las redes sociales para sacarles todo el partido con seguridad; introducidles en plataformas de lectura social como Entrelectores.
  • Programación: podéis organizar cursos básicos, clubes de programación… En países como Australia esta materia va a estar incluida en la educación primaria, y más cerca de nosotros, la Universitat Jaume I de Castellón ofrece cursos gratuitos online sobre programación de robots para niños y jóvenes a partir de los 8 años. Como diría Bart Simpson, ¡mooola!
  • Arte y artesanía: no todo tiene por qué ser supertecnología en estos espacios de creación. Los talleres de arte y artesanía son un clásico, pero funcionan porque siguen siendo atractivos para muchos jóvenes. Además, siempre hay espacio para la innovación: talleres de origami, manualidades con goma eva, talleres de manga…
  • Adolescentes_MinecraftMinecraft: este juego de construcción con bloques es todo un fenómeno mundial y para muchos una auténtica religión. Hasta las librerías empiezan a poblarse con infinidad de manuales. Existe en la web una Minecraft wiki en la que se comparten tutoriales y noticias, hay foros de debate y hasta un museo en el que se muestran exposiciones con los mejores trabajos. Seguro que conocéis ya la versión para el aula de de Minecraft, MinecraftEdu. También puede ser un buen material para trabajar en la biblioteca.
  • Más videojuegos: no parece que sea necesario ampliar más sobre su atractivo para los adolescentes. Os remitimos a esta entrada sobre tendencias de futuro de lo más educativas.
  • Juegos de mesa: pueden organizarse sesiones de juego, veladas vintage con grandes clásicos, jornadas temáticas (misterio, rol…). Muchas veces se olvida la poderosa herramienta de aprendizaje que es el juego, pero a poco que investigues puedes encontrar un mundo infinito de posibilidades. Aquí os dejamos, por ejemplo, este artículo sobre juegos que estimulan el pensamiento crítico entre los más jóvenes.
  • Espacios de orientación laboral: podéis, entre otras cosas, organizar los típicos talleres de búsqueda de empleo y de creación de curriculos creativos, o invitar a personas que ejerzan las profesiones con más demanda para que puedan dar charlas sobre las aptitudes, la formación necesaria y las formas de acceso a cada profesión.

Lo que cuesta y lo que vale

Ahora diréis “todo esto cuesta dinero”, pero no necesariamente tiene que ser así. Para llevar a cabo muchas de estas actividades podéis buscar acuerdos de patrocinio con empresas locales que pueden estar interesadas en ofrecer talleres gratuitos a cambio de darse a conocer. También podéis trabajar conjuntamente con asociaciones, escuelas e institutos, personas voluntarias de la comunidad que quieran compartir sus conocimientos. En cuanto a tecnología, para gran parte de las actividades mencionadas solo es preciso contar con ordenador y conexión a internet, porque muchos de las aplicaciones y programas cuentan con versiones gratuitas con las que se puede empezar a trabajar.

Adolescentes_returnedcoinsLa clave aquí es pensar en cómo con este tipo de actividades estamos contribuyendo a que los jóvenes aprecien el conocimiento, desarrollen capacidades y mejoren sus oportunidades en un entorno laboral cuando menos hostil. Y pensar también en cómo eso beneficia económica y socialmente a nuestra comunidad, claro. La Encuesta de Hábitos Culturales nos cuenta que el uso mayoritario que hacen adolescentes y jóvenes de la biblioteca es estudiar y para consultar libros en ella. La asistencia a actividades es, como decía el chiste, una o ninguna (0,9% entre los chicos y chicas de 15 a 19 años, y 0,0% -sí, 0,0%, no es una errata- entre los 20 y 24 años). ¿Hay mucho desconocimiento aún de todo lo que puede ofrecer una biblioteca o es que aún hay poca oferta?

Mi opinión personal: en la mayoría de las comunidades, tanto desde las familias como desde las escuelas y las instituciones, somos poco creativos a la hora de explorar las posibilidades de formación y acceso a la cultura. Y poco festivos, algo que supone a auténtica barrera a la hora de trabajar con los más jóvenes. No es de extrañar que muchas veces se perciba cierta desidia y fatalismo cuando se les pregunta sobre la calidad de la formación que reciben y sus oportunidades de futuro.

Este tipo de acciones no solo nos pueden ayudar a mejorar en esos aspectos para los que ya visitan las bibliotecas. También nos pueden servir para atraer al 35 % de adolescentes de 15 a 19 años y al preocupante 47% de jóvenes de 20 a 24 que, según la encuesta, ni visitan las bibliotecas ni acceden a ellas via internet. Esperamos que así sea.

Más flexibilidad en el préstamo digital en las bibliotecas de EEUU

Lo contaba en un artículo reciente el Library Journal: los directivos de la distribuidoras estadounidenses de libros electrónicos dicen que las grandes editoriales se están planteando flexibilizar los modelos de licencias para el préstamo digital en las bibliotecas públicas y en las escolares. Vamos a ver cómo están cortando las barbas del vecino por si conviene poner las nuestras a remojar.

La razón principal por la que se está produciendo esta redefinición de la cuestión es que las ventas al por menor de libros electrónicos empiezan a estabilizarse, y esto empuja a las grandes editoriales a estudiar cómo impulsar nuevos mercados. Las cifras son claras. Según un estudio publicado este mes de junio de la Association of American Publishers, los ingresos por ventas a consumidores de libros electrónicos aumentaron en 2014 solo en un 3,8% en EE.UU. Nada que ver con los incrementos que se veían hace nada, en 2011 y 2012, cuando las ventas se duplicaban de un año a otro. Su cuota de mercado se sitúa en el 21%.

ElendingUSA_cifrasestudio

Si las ventas al por menor se estancan, hay que experimentar”, explica Steve Potash, director ejecutivo de OverDrive, la principal compañía distribuidora de ebooks del mundo. “Todavía hay un gran potencial de crecimiento en las instituciones, y hay oportunidades significativas en educación”, añade.

Hasta ahora, las grandes editoriales se habían aferrado mayoritariamente al modelo de un solo usuario por licencia, sin posibilidad de simultanear el préstamo de un ebook, con condiciones de venta que implicaban precios considerablemente más altos que los que se ofrecían a los consumidores. Sin embargo, a medida que las editoriales empiecen a competir por ganar cuota de mercado entre las bibliotecas, los expertos esperan que las condiciones sean más favorables para éstas.

Así lo cuenta el director de marketing de 3M Cloud Library, Tom Mercer: “Todas las editoriales están evaluando su modelo ahora que llevan un tiempo (en el mercado bibliotecario). Ahora tienen datos en los que basarse, y creo que piensan que es un buen negocio. No resta ventas a los consumidores, por lo que creo que están más abiertos a pensar de forma diferente”.

Bibliotecas y promoción editorial

Hay indicios de que las editoriales empiezan a valorar de nuevo el papel importante que juegan las bibliotecas en la promoción de sus libros. Están empezando a participar en actividades de promoción de la lectura de las bibliotecas, como ha hecho HarperCollins con la OverDrive’s Big Library Read, permitiendo que 6.500 bibliotecas y colegios ofrezcan acceso ilimitado a los libros de la serie Nancy Clancy, de la escritora Jane O’Connor, durante dos semanas.

ElendingEEUU_Overdrive_BigLibraryRead

Según Potash, cuando una editorial participa en uno de estos eventos de OverDrive, las cifras de ventas del autor se multiplican por tres, y no solo respecto al título concreto que se promociona, sino también al resto de los libros del autor. Ni que decir tiene las ventajas que esto supone si hablamos de sagas literarias.

Algunas de las experiencias que se están poniendo en marcha implican dar una solución interesante a los atascos que se producen con el modelo de usuario único en cada momento por cada licencia, cuando los usuarios de la biblioteca demandan el acceso a un superventas. Por ejemplo, Bloomsbury permitió a OverDrive vender a la red de bibliotecas del condado de Multnomah, en Oregón, 200 licencias de dos meses de duración de un determinado título, con unos precios que suponían un ahorro importante respecto a la compra de las licencias estándar.

También miran con cariño la opción de venta con precios reducidos para los clubes de lectura de las bibliotecas, un modelo que les está funcionando muy bien en las escuelas, uno de los sectores en los que más está creciendo la venta de libros electrónicos en EE.UU. HarperCollins y Penguin Random House ofrecen paquetes a los colegios con acceso ilimitado durante un año, seis meses o 90 días a un determinado título que el profesor pide para que los alumnos de una clase puedan trabajar de forma simultánea con ese libro. Es un modelo perfectamente replicable en las bibliotecas.

Aquí quedan algunas ideas sobre las que se puede reflexionar, por ejemplo, cuando empecemos a evaluar los resultados de este primer año de eBiblio. ¡Feliz semana!

Las nuevas tendencias en videojuegos interesan a las bibliotecas

Acaba de ver la luz el Libro Blanco del Desarrollo Español de Videojuegos 2015, elaborado por la Asociación Española de Empresas Productoras y Desarrolladoras de Videojuegos y Software de Entretenimiento, y sus conclusiones respecto a las tendencias futuras en el sector no pueden ser más interesantes para las bibliotecas. Y no sólo porque aporta información para el desarrollo de las colecciones en aquellas bibliotecas que ya han incorporado los videojuegos a sus fondos -o que lo quieren hacer en los próximos años-, sino también porque apuntan a que crecerá mucho más la importancia del componente educativo de los juegos, y su potencial para ser utilizados en actividades formativas.

Videojuegos_LibroBlancoSegún la encuesta que han realizado entre desarrolladores y expertos en el sector para elaborar este Libro Blanco, los tipos de videojuegos que más crecimiento tendrán en los próximos años serán los de realidad virtual, los que incorporan como técnica la gamificación y los denominados juegos serios (serious games). Vamos a ver en esta entrada cada uno de ellos, pero antes de eso, os voy a resumir algunos datos puros y duros que aporta el informe y que justifican de sobra por qué los videojuegos son una buena herramienta de aprendizaje:

  • Los jóvenes de las nuevas generaciones habrán dedicado 10.000 horas de su tiempo libre a los videojuegos para el momento en el que cumplan los 21 años, prácti9camente las mismas que habrán pasado en clase y el doble de las que emplearan en la lectura.
  • Somos capaces de recordar un 10% de lo que leemos, un 20% de lo que oímos, un 50% de lo que otros nos demuestran, y un 90% de lo que practicamos.

Si a estas cifras añadimos las de la Asociación Española de Videojuegos (AEVI) que puedes consultar aquí, y las de la Interactife Software Federation of Europe (ISFE), que dice que en España hay 14 millones de jugadores (el 40% de la población), está claro que los videojuegos deben ocupar un lugar importante en la agenda bibliotecaria.

Realidad virtual

Llevamos mucho tiempo soñando con la oportunidad de sumergirnos con los cinco sentidos en un entorno imaginario, y esa posibilidad ya está aquí. La apuesta por el desarrollo de dispositivos de realidad virtual de bajo coste orientados a videojuegos está impulsando la industria de contenidos digitales hacia este segmento. Ahí están el Oculus Rift cuyo lanzamiento definitivo se espera para el primer trimestre del próximo año, y los proyectos de Samsung Gear, el VIVE de HTC o el Morpheus para PS4. Se estima que estos dispositivos alcanzarán cuotas altas de penetración en los hogares para 2018, con 170 millones de usuarios de estas tecnologías y sus aplicaciones de realidad virtual en todo el mundo para esas fechas. Aquí os dejamos un vídeo con demostración muy Matrix de lo que se ve en estos cacharros.

El Libro Blanco viene a decir (con otras palabras, claro) que teniendo en cuenta lo que nos gusta a los españoles tener nuevos aparatitos en casa, uno de cada cinco jugadores tendrá un dispositivo de realidad virtual en su hogar para el mismo 2018. Ya hay empresas de contenidos y desarrolladores comercializando juegos de terror y aventura gráfica para la realidad virtual, como el “Dreadhalls”, pero además de puro entretenimiento, los juegos de realidad virtual también pueden ser educativos en áreas como ciencias, matemáticas, historia y lengua. Así lo cuentan en este artículo.

Gamificación

La gamificación, o uso de las mecánicas de los juegos en entornos y aplicaciones no lúdicas, lleva ya un tiempo aplicándose en áreas como el marketing, las artes y el entretenimiento, pero este informe hace especial hincapié en la previsión de desarrollo en el ámbito de la formación en los próximos años. La gamificación es una herramienta buenísima para motivar, mejorar la concentración y el rendimiento en cualquier actividad formativa dentro y fuera de los ámbitos puramente educativos. Y, como recuerda el informe, se puede aplicar a algo más amplio: las actividades cotidianas.

Son una herramienta interesante para conseguir buenos resultados si se diseñan cursos online. Según el estudio, el 89% de los encuestados aumentaría su implicación en uno de estos cursos si tuviera asociado un sistema de puntos de los que suelen utilizarse cuando se aplica la gamificación. Y no estamos hablando de niños o jóvenes, sino de adultos que, teniendo en cuenta la poca disponibilidad de tiempo para formarse, encontrarían motivación extra para hacerlo.

Pero además de un poco más de atractivo, las técnicas de gamificación incorporan un extra muy interesante cuando hablamos de actividades formativas organizadas desde la biblioteca: las herramientas sociales que conforman auténticas comunidades de práctica, y que potencian el aprendizaje informal.

Según el informe, la industria del videojuego en España ya está mirando con mucho cariño la incorporación de todas estas ideas en la producción de videojuegos, por lo que es de esperar que en los próximos años crezca la oferta y su uso.

Para entender mejor lo que es la gamificación, aquí os dejamos “Sight”, un estupendo corto sobre un futuro demasiado “gamificado”. Incluye un claro mensaje sobre cómo NO ligar.

Juegos serios

Los juegos serios son los que se utilizan con fines distintos al entretenimiento, y que se aplican a áreas como la educación, la salud, la cultura o la inclusión. Puede llegar a confundirse con la gamificación pero el informe aclara que no es lo mismo: los juegos serios se platean pensando exclusivamente en el aprendizaje en un determinado ámbito mientras que la gamificación “se entiende como algo más amplio, ya que se basa en a tarea, en las actividades cotidianas con el propósito de persuadir, motivar y, en definitiva, conseguir la participación de las personas”.

Respecto a la formación, los juegos serios mejoran el conocimiento conceptual, la confianza en uno mismo, la retención, el conocimiento práctico y el número de tareas completadas. Por todo ello, según el estudio, se prevé un crecimiento exponencial en los próximos años. En concreto, en los ámbitos de educación, turismo y terapias médicas, la producción de juegos serios crecerá de media un 16% anual de aquí a 2020. La gran mayoría de los juegos educacionales aprovecharán, además, el creciente uso de dispositivos móviles.

Para más información os recomendamos que visitéis asiduamente la web de la AEVI que publica interesantes estudios sobre tendencias y videojuegos más populares. ¡Feliz semana!

Calidad en los blogs de las bibliotecas escolares: indicadores y ejemplos

Los blogs de las bibliotecas escolares se han convertido en una herramienta fundamental para desarrollar las competencias informacionales en las escuelas e integrar las TIC en el aprendizaje de los alumnos. Por eso, y porque son un recurso gratuito y fácil de utilizar, han proliferado rápidamente.

Todo el que haya emprendido un blog sabe que la parte más sencilla y divertida es la creación, y que lo difícil es sacar el tiempo y los recursos necesarios para mantenerlo con contenidos atractivos que ayuden a cumplir los objetivos que nos hemos propuestos. Los blogs de las bibliotecas escolares no son una excepción, así que para ayudaros en la tarea os traemos hoy un estudio muy interesante recién publicado que propone una serie de indicadores de calidad para estos blogs, y también os traemos a los ganadores de los Premios Espiral Edublogs 2015 que se dieron a conocer este viernes.BlogsEscolaresladybookcabecera copia

Indicadores de calidad

El estudio del que os hablamos hoy – “Desarrollo e implementación de un modelo de características e indicadores de calidad para evaluar los blogs de bibliotecas escolares de centros de educación infantil y primaria”- acaba de ser publicado en la Revista Española de Documentación Científica. Sus autores, José Enrique García-Romero y Cristina Faba-Pérez, ambos de la Universidad de Extremadura, han analizado trabajos empíricos y consultado con analistas y expertos para identificar 32 indicadores de calidad agrupados en cuatro apartados (información general, contenidos, enlaces y servicios) que luego han testado en 75 blogs de bibliotecas de colegios públicos extremeños.

Se trata de un modelo pionero que podéis utilizar para evaluar vuestros propios blogs ( o utilizar como guía para crearlos). En los aspectos de información general, se trata de valorar, por ejemplo si se definen los objetivos del blog, y se identifican a sus responsables y a los autores de los contenidos; si incluye acceso a documentos organizativos de la biblioteca escolar (proyectos, memorias…) y a imágenes de la biblioteca escolar (visita virutal); y si incluye herramientas para la subscripción por correo electrónico y RSS y acceso a sus perfiles en redes sociales como Facebook, Twitter y Youtube.

Este último aspecto es uno de los más deficitarios en las bibliotecas extremeñas, según el estudio. Argumentan que éstas no obtienen rentabilidad del esfuerzo que supone mantener cuentas en esas redes porque el tramo de edad de los alumnos de primaria (hasta los 12 años) no suelen ser usuarios habituales. Para los alumnos de secundaria, sí será más “rentable”.

En el capítulo de contenidos, los indicadores miden aspectos como la navegabilidad, el uso de nubes de etiquetas y la frecuencia con que se publican entradas. En cuanto a los enlaces, se valora si incluyen links a otras bibliotecas escolares o públicas, a recursos educativos relacionados con el fomento de la lectura, a revistas de literatura infantil y juvenil, a publicaciones propias, a la revista escolar del centro y a recomendaciones realizadas por los propios alumnos, por ejemplo.

Por último, los indicadores valoran si el blog facilita el acceso online a servicios como el préstamo, acceso al catálogo, orientación y novedades bibliográficas, programas de fomento de la lectura, clubes de lectura y otras actividades de la biblioteca. En este sentido, el estudio de los centros educativos extremeños muestra que, en este nivel educativo, pocos cuentan con clubes de lectura, ningún blog facilita la posibilidad de realizar préstamos y sólo uno cuenta con acceso online al catálogo. Los autores recuerdan que el programa Abiesweb, que el Ministerio de Educación está distribuyendo a las Comunidades Autónomas que participan en el proyecto, facilita el acceso al catálogo (aunque no al préstamo).

El estudio no establece un ranking de blogs, pero sí menciona los dos mejores de todos los estudiados. Son el “Bibliotecadonalvaro” del CEIP Pío XII de la localidad de Don Álvaro (Badajoz) y “El baúl de Lady Book”, del CEIP Alba Plata de la ciudad de Cáceres.

Premios Espiral Edublogs

blogsescolares-edublogsY para terminar con otros buenos ejemplos, tenemos los blogs de bibliotecas escolares que han resultado galardonados con los Premios Espiral Edublogs 2015, fallados este viernes 15 de mayo, y que valoran la importancia y repercusión de los blogs como herramienta didáctica para el desarrollo de los contenidos curriculares y la motivación de los alumnos. Son un buen reconocimiento para el trabajo bien hecho del profesorado y de quienes mantienen los blogs.

En esta edición los premiados han sido “Biblioroca”, del IES Sierra de San Pedro, de La Roca de la Sierra (Badajoz), “Biblioteca del cole 2.0”, del CEIP Parque Nueva Granada, de Granada, y “Yo leo. ¿Y tú?”, del CEIP San Gil, de Cuellar (Segovia). La entrega de los premios tendrá lugar el próximo 13 de junio en el Medialab-Prado de Madrid.

blogsescolares_YoleoytuAhora que el curso está a punto de terminar, quizás es un buen momento para sentarse a pensar cómo crear o mejorar vuestros blogs escolares para arrancar el 2015-2016 con fuerza. Por el momento, os dejamos disfrutando de los que aquí os hemos presentado. ¡Feliz semana!

Bibliotecas emprendedoras que impulsan la economía local

No sabemos si esta entrada será ya muy pertinente ahora que dicen que hemos salido de la crisis (jeje). Sarcasmos aparte, y salvando toda esa mitología de medio pelo que se ha instalado en el discurso político en los últimos tiempos en torno al emprendimiento y las personas emprendedoras, hoy queremos hablar de la contribución de las bibliotecas al bienestar económico de la comunidad.

En el Reino Unido, el Carnegie UK Trust acaba de hacer públicas las lecciones aprendidas del programa “Enterprising Libraries” con el que han apoyado proyectos de bibliotecas que exploran nuevas formas creativas de impulsar el bienestar económico de sus comunidades a través del emprendimiento y el desarrollo de las aptitudes necesarias para el era digital. Los resultados del programa pueden leerse en el informe: “Más allá de los libros. El papel de las bibliotecas emprendedoras en la promoción del bienestar económico”. Aquí os resumimos su contenido.

Bibliosemprendedoras_Informe

Estudios de caso

De los cuatro proyectos apoyados por la institución, ejecutados entre julio de 2013 y marzo de 2014, vamos a destacar tres:

  • Tecnoclubes en las Bibliotecas de Neath Port Talbot: se trata de clubes de robótica y codificación dirigidos a niños y jóvenes en los que se enseña de forma divertida sobre informática, ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas. Los clubes se organizan en colegios y en las bibliotecas en horario extraescolar, y están dirigidos a sectores de la población que no tienen la oportunidad de participar en este tipo de actividades en el colegio o en casa.
  • Actividades digitales en la biblioteca Central de Gateshead: la biblioteca organiza jornadas de un día de duración dirigidas a jóvenes menores de 30 años en los que pueden experimentar de primera mano con nuevas tecnologías, formarse y tener contacto directo con profesionales que trabajan en el sector digital. Las jornadas se realizan con la colaboración de entidades comerciales, la universidad y grupos de aficionados a los cachivaches digitales.
  • Centros de empresa e intercambio de conocimientos en las bibliotecas de Northamptonshire: a través de estos centros, los usuarios han podido acceder a recursos, talleres y citas cara a cara para el desarrollo ideas de negocio y orientación sobre autoempleo. Las bibliotecas han empezado a estudiar si el modelo –que fue galardonado en 2013 con el prestigioso Premio EDGE a la innovación– puede ser replicado en otros servicios bibliotecarios por medio de intercambios e cesión temporal de su personal.

Bibliosempendedoras_girl

Las claves del éxito

El informe del Carnegie identifica cuáles son los factores que han contribuido a que estas iniciativas funcionen. La verdad es que son elementos clave en cualquier proyecto:

  • Un liderazgo fuerte, proactivo y comprometido que motive y sea capaz de generar alianzas para sacar adelante los proyectos.
  • Claridad respecto a la que se pretende conseguir, para centrar bien el trabajo y las actividades, y lanzar mensajes congruentes a los participantes.
  • Dar al personal tiempo suficiente para planificar y ejecutar el proyecto, y facilitar su formación y el desarrollo de sus aptitudes.
  • Generar un ambiente en el que se valore positivamente el desarrollo de iniciativas basadas en valores comunes, que haga sentir pasión por los proyectos que se emprendan. Esto es especialmente importante en un tiempo como el que vivimos de recortes y amenazas para los servicios públicos.
  • Estar dispuestos a que la biblioteca se convierta en un “espacio ruidoso y social”: flexibilizar el uso del espacio. Es importante escoger lugares adecuados que permitan el pleno desarrollo de la actividad. Éstos pueden estar dentro o fuera de la biblioteca.
  • Establecer alianzas fuertes y trabajar en red con escuelas, instituciones, empresas, organizaciones de la sociedad civil, etc., para poder aprovechar conocimientos y recursos que están fuera de la biblioteca.
  • Usar herramientas de planificación y evaluación: el uso del marco lógico para elaborar proyectos, por ejemplo, permite centrarse en los objetivos que se quieren conseguir, hacer seguimiento del avance del proyecto e identificar aspectos que necesitan ser reforzados.

Junto a los factores que ayudan a conseguir que los proyectos salgan adelante, el informe también ha identificado las dificultades más importantes que se han encontrado. Seguro que alguna os suena:

  • Cómo convencer a los servicios bibliotecarios de los que depende el centro de la importancia de impulsar modelos alternativos al concepto tradicional de biblioteca.
  • Cómo motivar al personal para que participe en nuevas actividades en un entorno en el que, en muchas ocasiones, los mismos servicios básicos que ofrece la biblioteca se ven amenazados por falta de financiación o de personal.
  • Cómo promocionar las nuevas actividades de la biblioteca de forma coherente con la imagen de la misma. Por ejemplo, la vinculación entre biblioteca y la promoción de actividades empresariales no siempre es fácil de contar.

Para vencer estos obstáculos, los proyectos piloto lanzados en este programa han apostado por acciones como la celebración de reuniones para debatir las nuevas iniciativas y la presentación de las mismas en positivo, como oportunidades y no como cargas. Pero sobre todo es muy importante -y esto lo deja bien claro el informe-, que los gobiernos locales y centrales reconozcan y apoyen el papel que las bibliotecas pueden jugar en la consecución de los objetivos económicos. Ese apoyo se debe traducir, a su juicio, en el aumento de las oportunidades de desarrollo profesional del personal que trabaja en las bibliotecas, con especial énfasis en la formación.

bibliosEmprendedoras_globos

Recomendaciones

El informe concluye con una serie de recomendaciones para los diferentes sectores implicados. Os hacemos un resumen:

Para los servicios bibliotecarios

  • Valorar en qué medida estáis apoyando el bienestar económico de la comunidad a la que prestáis vuestros servicios, el apoyo a la creación de empresas y el desarrollo de actividades digitales creativas.
  • Estudiar si la biblioteca puede establecer alianzas locales para desarrollar nuevas actividades que favorezcan el bienestar económico.
  • Pensar si algún espacio de la biblioteca puede usarse en determinados momentos para actividades sociales y colaborativas dirigidas a impulsar el desarrollo económico.
  • Compartir el conocimiento e ideas de iniciativas que hayan tenido éxito entre el personal de la biblioteca, con otras bibliotecarias y con los responsables políticos.

Para las organizaciones profesionales

  • Establecer estructuras para fomentar el intercambio de buenas prácticas.
  • Pensar en la necesidad de desarrollar una estrategia para promover el bienestar económico en las bibliotecas públicas.
  • Favorecer la formación de los bibliotecarios y las bibliotecarias en la materia.
  • Trabajar en colaboración con fundaciones, organizaciones profesionales e instituciones públicas para diseñar e impartir formación para el personal bibliotecario en especial en áreas como la innovación, comunicación y trabajo en red.

Para los responsables políticos

  • Garantizar que las estrategias y planes de desarrollo de las bibliotecas públicas incluyan incentivos para el trabajo colaborativo, la transferencia de conocimiento y el aprendizaje entre las distintas Administraciones.
  • Trabajar en colaboración con las organizaciones profesionales para financiar la formación del personal.

Esperamos que este material os resulte útil. ¿Qué creéis que podéis hacer vosotros al respecto?

Malos tiempos para las bibliotecas británicas

El incierto futuro de la fastuosa Biblioteca de Birmingham es el último capítulo en la historia de acoso y derribo que sufren las bibliotecas británicas. Inaugurada a bombo y platillo hace apenas año y medio como proyecto que iba a simbolizar el renacimiento de la segunda ciudad más poblada del Reino Unido, en 2015 tendrá un recorte de 1,5 millones de libras en su presupuesto de 10 millones, por lo que 100 de sus 188 trabajadores podrían perder su empleo y las horas de apertura podrían verse reducidas de 73 a 40 semanales.

Birmingham-libraryLa Biblioteca de Birmingham no había hecho más que acumular titulares positivos en la prensa… hasta ahora. Había borrado el recuerdo de la biblioteca que sustituía, la Central de Birmingham, construida en los años 70 en estilo brutalista y de la que el príncipe Carlos llegó a decir que parecía más “un lugar para quemar libros que para conservarlos”. Es la biblioteca más grande del Reino Unido y el espacio cultural de mayores dimensiones de toda Europa. Cuenta con una de las dos colecciones sobre Shakespeare más importantes del país, destacables fondos fotográficos, galería de arte, un centro multimedia, jardines y dos cafés, entre otros recursos, y a su inauguración como estrella invitada acudió la admirada Malala, la niña pakistaní que se enfrentó a los talibanes para defender su derecho a la educación y ganó por ello el Premio Nobel. En sus primeros 100 días la visitó nada más y nada menos que un millón de personas,

Pero ahora, su futuro está en el aire. Sólo sus gastos corrientes ascienden a 10 millones de libras (13 millones de euros) al año, sin contar con los pagos del préstamo de 16 millones de euros que se recibió para su construcción, y a los recortes en el presupuesto municipal se añade que hasta el pasado octubre sólo habían conseguido una cuarta parte del objetivo de recaudación de fondos privados que se habían puesto. El equipo directivo busca su supervivencia a través de lo que llaman “nuevos programas de valor añadido”, más recaudación de fondos y la alianza con otras instituciones, como las bibliotecas universitarias de la ciudad y la Biblioteca Británica.

Uso menguante

Pero como decimos, el panorama preocupante se extiende a todas las bibliotecas del país. Según un estudio recién publicado -y sólo disponible previo paso por caja- por el Instituto Colegiado de Contabilidad y Finanzas Públicas del Reino Unido (CIPFA son sus siglas en inglés), desde 1997 el número de bibliotecas ha descendido un 9,8%, y el número de visitas a las mismas ha caído desde 6,4 por persona en aquel año a las 4,3 visitas de media en el curso 2013-2014. Ocho millones de personas usaron las bibliotecas para tomar prestados libros en el último año, un millón menos que en el curso 2012-2013 y exactamente la mitad que en 1997. El número de títulos disponibles ha caído en 20 millones en el mismo periodo de tiempo, para situarse en los 55 millones en el último curso. Solo hay algo más de 19.000 trabajadores remunerados en las bibliotecas del país, frente a los casi 26.000 de 1997, y apenas el 48% de ellas tiene wifi.

BritishLibrarymani2Para Meredith Schwartz, editora ejecutiva del Library Journal, los británicos están usando menos las bibliotecas no porque tengan menos necesidad que otros, o porque sus bibliotecarios sean menos hábiles a la hora de atraerlos, sino porque “no se puede acceder a internet desde bibliotecas que están cerradas, no se pueden coger libros que no se compran o catalogan, y no se puede preguntar a bibliotecarios despedidos cómo encontrar información”.

El problema, a su juicio, es que se genera un círculo vicioso: los usuarios no visitan las bibliotecas porque éstas están desatendidas por los recortes, y la falta de usuarios desincentiva a los políticos a invertir en un servicio que no se utiliza tanto. Sin embargo, lo tiene claro: “La necesidad de invertir recursos en bibliotecas se mide mejor no estudiando quién las usa sino analizando las necesidades que no se están satisfaciendo y que, si tuvieran el apoyo suficiente, bibliotecas activas podrían cubrir con más eficacia que recurriendo a cualquier otra solución”.

Otro informe publicado el mes pasado, el Independent Library Report encargado por el gobierno británico, habla de la grave situación financiera por la que atraviesan las bibliotecas en un momento de cambios rápidos en su papel dentro de la comunidad, pero se centra en recomendaciones para garantizar su futuro. Las tres principales para Inglaterra (no hablan del resto del Reino Unido) son:

  1. Proporcionar desde la Administración central recursos digitales para las bibliotecas, que serían facilitados en colaboración con las autoridades locales.
  2. Crear un grupo de trabajo, liderado por los gobiernos locales en colaboración con otras instituciones involucradas en el sector bibliotecario, para elaborar un marco estratégico que ayude a aplicar todas las recomendaciones del informe.
  3. Ayudar desde el grupo de trabajo a las autoridades locales en la mejora y revitalización de los servicios bibliotecarios, al tiempo que se promueve una mayor participación de la comunidad en ellos.

Britishphonebooth-library1Pero junto a estas recomendaciones más operativas hay otras que definen el papel que las bibliotecas tienen que recuperar en la comunidad para dar respuesta a la demanda de espacios modernos, seguros y flexibles “en los que ciudadanos de todas las edades puedan acceder al conocimiento global de forma gratuita”, especialmente los que se encuentran en situación más vulnerable. No deben limitarse a prestar libros, sino que tienen que convertirse en “infraestructuras para la vida y el aprendizaje, desde el nacimiento hasta la vejez, que ofrezcan apoyo, ayuda y educación, y promuevan el amor a la lectura. Tanto si necesitas optar a un puesto de trabajo, como si quieres entender qué derechos tienes en cuanto a pensiones o qué soluciones tienes para un problema de salud, si necesitas aprender a leer, el bibliotecario puede ayudarte”, dice el informe.

La tarea de reflotar las bibliotecas inglesas, añade, debe empezar por una mejora de las tecnologías digitales, y en particular de las conexiones WIFI, y por hacer que las bibliotecas ofrezcan servicios que “ayuden a las personas y las comunidades a ser más emprendedoras, más cultas y, en consecuencia, más prósperas”.

El ejemplo de lo que está sucediendo en el Reino Unido debe ayudarnos a reflexionar. Dejar languidecer las bibliotecas, como ocurre con otros servicios esenciales para la comunidad, lastra el futuro de todos. Hay que defender permanentemente la existencia de una financiación estable y suficiente, y el desarrollo de políticas y servicios que sirvan realmente a las comunidades. No podemos bajar la guardia.

Lecciones sobre los modelos de préstamo electrónico en las bibliotecas europeas y norteamericanas

Las bibliotecas públicas de Holanda y Flandes acaban de hacer público un nuevo informe sobre los modelos de préstamo de libros electrónicos en bibliotecas públicas, en el que han estudiado las experiencias de 15 países o territorios europeos (incluidos España, Francia, Alemania, Dinamarca, Reino Unido y Finlandia) y otras tres llevadas a cabo en Estados Unidos y Canadá.

NubetagsElendingEn cada país o región analizada se han fijado en los contextos político, comercial y cultural; el alcance y la audiencia del modelo de negocio escogido; las características de la colección, las técnicas y las financieras; los elementos de fricción principales que presenta cada modelo; y la experiencia de los usuarios. El resultado es una radiografía del estado de la cuestión que sirve para identificar experiencias exitosas y tendencias de futuro. Os presentados primero algunos datos interesantes que nos permiten hacer comparativa entre los diferentes modelos, y resumimos a continuación los principales conclusiones del estudio.

Los préstamos en cifras

  • Alemania es el país que mejores números presenta en el préstamo de libros electrónicos desde las bibliotecas. Tienen más de 160.000 títulos disponibles y en 2013 registraron 8 millones de préstamos. El modelo, eso sí, lleva en marcha desde 2007 y se han unido a él más de 1.900 bibliotecas.
  • En cuanto al número de títulos disponibles destaca también Dinamarca, con 160.000 publicados antes de 2001 + 400 títulos que han visto la luz en los dos últimos años. En Massachusetts (EE.UU.) también hay 160.000 títulos disponibles, de los que 5.000 tienen menos de un año. España es de los países estudiados que menos títulos incluye en su modelo, 1.400, aproximadamente los mismos que Finlandia, aunque la población de este país es ocho veces menor que la española.
  • Lejos de las cifras astronómicas de Alemania pero también con un alto número de préstamos están Suecia (240.000 en 2013) y Holanda (100.000 usuarios registrados y 400.000 descargas en los primeros 10 meses de 2014).

ELendingMediaprestamosmes

  • El coste medio por préstamo varía mucho de un país o región a otro: en Flandes el préstamo les sale a 0,37 euros (0,50 si el título tiene entre uno y dos años), en Holanda a 0,70, y en Dinamarca sube hasta 1,72 euros. El coste por licencia también es muy variable, como lo son las condiciones particulares de cada modelo.

ElendingCostemedioporprestamo

Aspectos políticos

  • El entorno político en el que los modelos de préstamo libros electrónicos operan tiene un impacto significativo en el alcance de esos modelos y su éxito.
  • En la mayoría de los modelos europeos estudiados, la creación de programas nacionales y de programas piloto regionales han tenido el apoyo de políticas, estrategias y financiación específicas para el préstamo de libros electrónicos.
  • La sostenibilidad de los modelos es más probable a largo plazo si existen presupuestos nacionales o dedicados por consorcios públicos a la adquisición de licencias de libros electrónicos, y si también existen mecanismos para negociar los términos de las licencias a nivel nacional o al nivel de los consorcios. De esta forma se garantizan también acuerdos en cuanto a las licencias más favorables para las editoriales.

Modelos de licencia

  • El informe asegura que los modelos de pago por préstamo ofrecen una “experiencia positiva a los usuarios sin las restricciones sobre los usuarios simultáneos que tienen los modelos de licencia para usuario único”. Sin embargo, con aquel modelo se necesita prestar especial atención “a una gestión presupuestaria eficiente y al desarrollo de un sistema de licencias predecible”.
  • En principio, los modelos de pago por préstamo reducen el riesgo de que las bibliotecas inviertan en títulos que tienen poca demanda de los usuarios, pero cuando este modelo se combina con pagos a cuenta por adelantado este aspecto beneficioso se ve reducido significativamente.
  • Respecto a los modelos de licencia para un usuario único en cada momento (como el español), el informe asegura que incentiva a las editoriales “a ofrecer sus catálogos para el préstamo electrónico en situaciones en las que, de otra forma, serían reacias a hacerlo”.
  • Los sistemas de préstamo alojados en las propias bibliotecas tienden a ofrecer un mayor grado de control sobre la experiencia de los usuarios y permite a las bibliotecas garantizar el acceso a los ficheros digitales de ebooks en lugar de limitarse a dirigir a los usuarios hacia los contenidos alojados en servidores controlados por los distribuidores comerciales. Sin embargo, el coste y la logística asociados al desarrollo y mantenimiento de las plataformas propias puede ser alto, y en la mayoría de los casos las bibliotecas solo pueden permitírselo con un apoyo financiero significativo de los gobiernos central o local. La mayoría de los modelos europeos estudiados ofrecen acceso a los contenidos alojados en servidores de terceros.

Aspectos comerciales

  • En cerca del 70% de los modelos estudiados las negociaciones sobre las licencias con las editoriales son definidas como “cooperativas o semicooperativas”.
  • Los modelos de préstamo que llevan operando varios años tienden a ofrecer más títulos y muestran mayores cifras de uso, aunque los modelos nuevos están creciendo muy rápidamente.
  • Está proliferando la integración de un botón de compra dentro de los modelos de préstamo electrónico en las bibliotecas. El 46% de los mismos ya lo incorpora o está estudiando hacerlo, entre ellos los de Flandes, Finlandia, Alemania e Inglaterra.
  • Al menos tres de los modelos estudiados tienen planeado compartir un porcentaje de las ventas generadas con el botón de compra con las bibliotecas participantes.

Elending_buyboton

Tendencias de futuro

  • La flexibilidad seguirá siendo el ingrediente clave para el éxito futuro de los modelos de préstamo electrónico. Algunos están intentando migrar hacia esquemas de licencias más estables para determinadas categorías de contenidos basándose en los patrones de uso registrados entre los usuarios, y otros están cambiando de las iniciales condiciones de licencias fijas hacia acuerdos ad hoc con diferentes editoriales para garantizarse los títulos que quieren.
  • El diálogo y la comunicación entre las bibliotecas y las editoriales es el camino más directo hacia el éxito. Atraer a las editoriales hasta la mesa de negociación para avanzar hacia condiciones de licencias mejores y para el acceso a una mayor variedad de títulos ha sido una estrategia que ha dado frutos en muchos de los modelos estudiados.
  • La recolección de datos y el mapeo de las realidades económicas y del comportamiento de los usuarios ayudará a definir los modelos futuros de licencias y precios, de forma que se construyan sobre hechos reales y no sobre las proyecciones de riesgo comercial, que suelen ser demasiado cautas.

El informe recomienda que se considere cada modelo de préstamo electrónico como un valioso laboratorio para experimentar. Y nosotros pensamos lo mismo. Todos tienen la capacidad de enseñarnos algo nuevo, por lo que la lectura detallada de los diferentes modelos y cómo se han ido implantando en cada país puede resultarnos muy útil ahora que en España estamos en periodo de prueba con eBiblio. Hay otros que llevan ya mucho camino andado y ver lo que han hecho nos puede servir para atajar e incorporar las experiencias que mejor están funcionando. ¡A ello!

La mejora de las competencias de los adultos: un reto para las bibliotecas

Queremos empezar el año planteando todo un reto para las bibliotecas. Tiene que ver con una de las presentaciones más interesantes e inquietantes que pudimos escuchar en el reciente VII Congreso Nacional de Bibliotecas Públicas, celebrado en Badajoz, la que nos brindó desde París Marta Encinas, responsable del Programa Internacional para la Evaluación de las Competencias de los Adultos (PIAAC, en sus siglas en inglés) de la OCDE, organización que, como sabéis, agrupa a los países más desarrollados. Encinas presentó el Informe de Competencias de los Adultos de la OCDE, algo así como el Informe Pisa aunque para la población con edades comprendidas entre los 16 y los 65 años, que mide los niveles de competencias lectoras, matemáticas y las relacionadas con la resolución de problemas en entornos tecnológicos de esas personas los países desarrollados.

Decimos que fue inquietante porque nos presentó una radiografía bastante negativa sobre el estado de la cuestión en España. Para ir directos a la cuestión, empezamos con las cifras puras y duras.

 

Los datos más escalofriantes…

  • De todos los países de la OCDE, solo Italia registra unos niveles de competencias lectoras más bajos que España. La media de la OCDE se sitúa en 273 puntos, pero España solo alcanza 252, muy lejos de los 296 que obtiene Japón y los 288 de Finlandia, los países mejor situados.


PIAC_Lectoras

  • El adulto medio en España tiene un nivel 2 (en una escala del 1 al 5, en el que el 5 es el nivel más alto) de competencias lectoras, lo que significa que le cuesta mucho extraer conclusiones de una lectura y se pierde en textos con cierta profundidad y riqueza. Solo el 5% de los españoles tiene nivel 4 o 5 frente al 12% de media en la OCDE. El 27% de los españoles se sitúa en el nivel 1 o por debajo.


PIAACPorcentajeniveles

  • En cuanto a competencias matemáticas, la población adulta española obtiene la peor nota de toda la OCDE, 246 puntos frente a los 269 de la media y los 288 de Japón. Esto significa que el adulto medio no entiende bien el recibo de la luz ni es capaz de hacer cálculos aritméticos para calcular el precio final de la compra. Casi uno de cada tres españoles se sitúa no supera el nivel 1.


PIACC_matematicas

  • Este dato duele: las competencias lectoras de los graduados universitarios españoles son, junto con las de los italianos, las más bajas con 292 puntos (la media de la OCDE es de 309 puntos). Los titulados en Bachillerato y FP de Grado Medio de Japón, Países Bajos y Australia tienen mejor comprensión lectora que los universitarios españoles ya graduados.


PIAACNivelUniversitarios

  • De nuevo sólo los italianos de entre 55 y 65 años de edad registran competencias lectoras peores que los españoles. Aquí no llegamos a los 227 puntos frente a los 255 de media en la OCDE. No solo el proceso de envejecimiento tiene la culpa de esto: también es resultado de las diferencias en los sistemas educativos y en las estructuras de los mercados de trabajo. Los mayores japoneses, de nuevo, obtienen mejores resultados no solo que el resto de los encuestados de su misma edad, sino incluso que los jóvenes españoles, italianos, irlandeses, ingleses y estadounidenses.


PIAAC_Resultadosporedad

  • España también destaca en cuanto a las diferencias en el nivel de competencias de las mujeres mayores con escasa educación y un entorno socioeconómico desfavorecido, y el de los hombres con el mismo perfil.

…y la tendencia más positiva

  • Por grupos de edad, los niveles de competencia lectora en España son mayores entre la población de 16 a 24 años, y este grupo de edad es el que registra menor diferencia con la media de la OCDE (16 puntos). Lo que puede significar que el sistema educativo está paliando de alguna manera las enormes diferencias que nos separan del resto de países desarrollados, a pesar del comparativamente bajo nivel de competencias del profesorado español detectado por el informe, y de los resultados lamentables que obtienen los graduados universitarios.

En este enlace podéis consultar un resumen en español del informe con más datos.

Además de con la calidad de los sistemas educativos, los bajos niveles de competencias lectoras y matemáticas (no tenemos datos sobre competencias para la resolución de problemas en entornos tecnológicos, porque España no participó en esa parte de la encuesta) tienen que ver con dos factores principales: el origen socioeconómico y el nivel educativo de los padres. Hay un dato claro al respecto: el 87% de los adultos que tienen competencias bajas, tiene progenitores sin ningún tipo de educación.

El problema es que las personas que se encuentran en esa situación entran en un círculo vicioso. Los bajos niveles de competencias en el procesamiento de información limita la capacidad de los adultos para acceder a muchos servicios básicos, a empleos mejor pagados y más gratificantes, y a la posibilidad de seguir formándose, algo que es crucial para mantener los niveles de competencias durante toda la vida. Esto sitúa en una posición de riesgo a estos adultos (recordemos los datos, casi un tercio de la población española) en un mundo en el que crece la demanda de empleos que implican realizar tareas sofisticadas, el uso de tecnología y el procesamiento y la comunicación de información.

El informe PIAAC lo deja muy claro: “Ser capaz de leer, entender y responder de forma apropiada a información matemática y numérica son competencias esenciales para una participación plena en la vida económica y social. (…) Cada vez más, el acceso, análisis y comunicación de la información tiene lugar a través de aparatos y aplicaciones digitales, como los ordenadores, los teléfonos inteligentes e internet (…), y la conectividad por sí sola no garantiza un acceso real a los servicios y la información online”.

Lo que se puede hacer

La buena noticia es que estas competencias pueden aprenderse. Como dice el estudio, a través de las políticas públicas “los países pueden moldear el nivel y la distribución de esas competencias entre su población mediante un acceso a las oportunidades de aprendizaje equitativo y de calidad, tanto en las instituciones educativas formales como en el puesto de trabajo”. A esto puede añadirse otras instituciones que no forman parte de la educación formal, como las bibliotecas.

Para ellas, el informe se traduce en que no es suficiente, por ejemplo, con tener libros en las estanterías u ofrecer puntos de acceso a internet, sino que las actividades de promoción de la lectura, comprensión lectora y alfabetización tecnológica, entre otras, son esenciales. Además de ayudarnos a extraer estas conclusiones tan evidentes, el informe nos ayuda a conocer qué grupos de población deben ser prioritarios: las personas en una situación socieconómica más desfavorecida y los mayores de 45 años, especialmente las mujeres.

Para la reflexión y el llamamiento a la acción nos quedamos con un párrafo del informe que refleja muy bien lo que está en juego: “Las competencias transforman vidas, generan prosperidad y promueven la inclusión social. Sin las competencias adecuadas, las personas se quedan en los márgenes de la sociedad, el progreso tecnológico no se traduce en crecimiento económico, y las empresas y los países no pueden competir en el mundo actual globalmente conectado y cada vez más complejo”. Es un reto no solo para las bibliotecas, sino para toda la sociedad.

Bibliotecas y discapacidad: una buena práctica y una buena guía

Discapacidad_dibujoComo muchos sabréis, en Infobibliotecas tenemos un compromiso fuerte con la integración social y laboral de las personas con discapacidad (o con capacidades diversas, para ser más exactos). Y no es un compromiso de boquilla, o sobre el papel, sino que se traduce en hechos y datos contundentes: las personas con discapacidad suponen más del 70 por ciento de nuestra plantilla y, además,  mantenemos un acuerdo de colaboración con la Fundación Lantegi Batuak, que lleva más de tres décadas “integrando capacidades”. Muchas de las personas que hacen posible Infobibliotecas -desde el informático hasta parte del personal dedicado a manipulado, logística y digitalización- se han integrado en la empresa gracias a la colaboración con esa fundación.

Pero en nuestro mundillo no somos los únicos que creemos y practicamos esto de que todas las personas, independientemente de nuestras capacidades, tenemos derecho al trabajo y a una vida plena y plenamente integradas en nuestra sociedad. Desde muchas bibliotecas también se sensibiliza sobre al cuestión y se impulsa la integración de estos colectivos.

Lupa televisionUn buen ejemplo de ello es el Centre d’Informació de la Discapacitat impulsado por la Biblioteca Jordi Rubió i Balaguer de Sant Boi de Llobregat (sí, el pueblo de los Gasol, esos hermanos que tantas alegrías nos están dando en este Mundial de Baloncesto). Creado en 2007, el Centre cuenta con un fondo documental especializado en la materia para personas con discapacidad, profesionales, educadores y público en general.

Además, ofrece servicios y recursos diversos (una lupa televisión y un lector óptico que traduce en voz el texto que le pongas, entre otros), y organiza actividades como jornadas, presentaciones de libros, espectáculos infantiles integradas y mucho más. Si queréis saber más sobre esta experiencia, podéis curiosear por su blog.

La guía que te guía

Y si todo esto os inspira y queréis darle un impulso al tema en vuestra biblioteca, podéis echar mano de la guía “Bibliotecas accesibles para todos. Pautas para acercar las bibliotecas a las personas con discapacidad y a las personas mayores”, editada por el Ministerio de Educación.

En ella encontraréis orientación sobre cuestiones esenciales como el diseño de los edificios y el mobiliario para favorecer la accesibilidad, cómo detectar las ayudas técnicas que puede necesitar tu biblioteca según sea la presencia de personas con discapacidad en el barrio o en el pueblo, y los principales tipos de ayudas de este tipo que existen, claves para el desarrollo de una colección accesible y para facilitar el acceso a ella, y cómo mejorar la relación con el usuario teniendo en cuenta los diferentes tipos de discapacidad (auditivas, visuales, de movilidad…), entre otra mucha información de lo más útil. Y para ver ejemplos en marcha, recoge algunas buenas prácticas (de la Biblioteca Pública de Zaragoza y de la del Forum Metropolitano de A Coruña, por poner algunos ejemplos) que os pueden servir para desarrollar vuestras propias iniciativas.

Para terminar, aquí tenéis el vídeo de presentación del Proyecto Bibliotecas Accesibles patrocinado por la Fundación Vodafone España en colaboración con la Fundació de Desenvolupament Comunitari y Biblioteques de Barcelona para favorecer la accesibilidad a las TIC de personas con diversidad funcional, en el que han participado cinco bibliotecas de esa ciudad.

Porque lo que está claro es que las bibliotecas no pueden cumplir con su misión de garantizar el acceso a la cultura a todas las personas si no tienen en cuenta lo diferente que somos todos. ¿No creéis?

¿Tenéis o conocéis experiencias interesantes sobre bibliotecas y discapacidad que queráis compartir? Porque nos gustaría (y tenemos la sana intención de hacerlo) seguir hablando de la cuestión, vuestros comentarios son más que bienvenidos 😉